smart-watch-appleEl mercado de los dispositivos electrónicos, también conocidos como wearables, se va a incrementar más de un 18% en 2016, superando así los 270 millones de unidades, según asegura Gartner. La consultora también subraya el tirón de los relojes inteligentes o smartwatches, que representa un 48% de aumento en las ventas.

El motivo de la explosión tecnológica se corresponde con la irrupción del Apple Watch, un reloj inteligente que, a pesar de que en el año 2015 se vendieron 30 millones de unidades, experimentará tal sacudida comercial en 2016 que superará los 50 millones para llegar en el año 2017 a los 60, es decir, el doble de ventas de lo que consiguió en sus inicios.

Y es que la línea de smartwatches se puede encontrar en los catálogos de cualquier operadora debido a los ingentes ingresos y márgenes de rentabilidad que generan. De hecho, de los 28.700 millones de dólares (26.090 millones de euros) que se facturarán por la venta de weareables en 2016, el 40% corresponderá a smartwatch.

No obstante, los aparatos relacionados con la forma física y el fitness también observarán un incremento espectacular. Es más, lo que se conoce como prendas inteligentes o, en otros términos, utensilios que fusionan la ropa con la tecnología, pulseras, correas, relojes deportivos, monitores y un sinfín de dispositivos electrónicos vinculados al negocio, verán aumentar su demanda ante la creciente popularidad de actividades y programas diseñados para el bienestar del cliente. Se trata del filón del momento.

Así por ejemplo, los relojes deportivos aumentarán sus ventas cerca de un 10%, alcanzando los 24 millones de unidades, del mismo modo que incrementarán su precio debido a los nuevos avances en sensores y últimas capacidades que se les añade y que tienen como objeto satisfacer las necesidades y requerimientos de los atletas.

Pulsera versus reloj inteligente

La verdadera barrera con la que se enfrenta el smartwatch se corresponde con las pulseras electrónicas ya que, además de valorar y examinar el ejercicio físico que se realiza, están sumando otras funcionalidades como la de los pagos móviles. Sin embargo, a este dispositivo le queda todavía un largo trecho por recorrer si quiere alcanzar el mismo nivel de ventas que el reloj inteligente: sólo logrará un crecimiento del 16%, unos 35 millones de unidades en ventas.

Las gafas de realidad virtual también merecen especial atención. Equipos como el HTC Vive, Oculus Rift, Sony PlayStation VR y HoloLens Microsoft se encargarán de que tanto consumidores de a pie de calle como empresas de cualquier tamaño se interesen por sus nuevas ofertas, las cuales pasarán de vender 140.000 unidades en 2015 a 1,43 millones de equipos en 2016. Las cifras, sin duda, lo dicen todo.

Por último, Gartner estima que, en cuanto a los auriculares bluetooth, se venderán 128 millones de unidades en 2016 frente a los 116 millones que se comercializaron en 2015.