falsificacion-atrapame-si-puedes-hanks

Hasta un millón de euros, 1,2 millones de dólares y pesos colombianos se han intervenido en Colombia a una organización internacional dedicada a la falsificación de dinero. Los delincuentes elaboraban, sobre todo, billetes de 100 euros y dólares. Analizamos su modus operandi.

La operación para capturar a esta banda ha sido posible gracias a la colaboración de la Policía española con la Policía Nacional de Colombia y los Servicios Secretos de Estados Unidos. Todo se inició a raíz de la información puesta en común en varias reuniones mantenidas entre estas autoridades sobre una organización criminal dedicada a la falsificación de diferentes divisas.

La organización enviaba personas a España, ocultando la moneda falsa en el equipaje, y adoptando extremas medidas de seguridad. En el lugar donde fabricaban la moneda falsa se intervino toda la maquinaria para la falsificación -dos impresoras, dos máquinas para pegar los hologramas a los billetes de euro, dos ordenadores con los diseños de los billetes de dólar y euro-, además del propio dinero.

Con esta operación se ha desarticulado una de las principales organizaciones criminalesdedicada a la falsificación de euros y dólares, que disponía de medios para fabricar una gran cantidad de dinero falso y de gran calidad. Pero la pregunta es… ¿cómo falsifican el dinero?

 

Cómo se falsifica el dinero

Escanear e imprimir un billete es algo realmente sencillo en nuestros días, pero la calidad del resultado final puede ser muy diferente. Las medidas de seguridad -hologramas, marcas de agua, tipo de papel etc.- son, cada vez, más difíciles de imitar, aunque eso no impide que existan falsificadores, como las del español Rafael Velasco -que llegaba a elaborar 2.500 euros falsos al día-, que hayan rozado la perfección. Pero, ¿cómo se falsifica el dinero?

1. Búsqueda del soporte adecuado: Lo primero es conseguir un papel que sea idéntico al empleado para los billetes de curso legal. Para ello, los falsificadores intentan encontrar una papelera que les facilite un material que contenga la proporción de algodón y lino propia de los billetes que quieren copiar. Parece sencillo, pero en Europa y EE.UU. las empresas que venden papel están muy atentas a este tipo de de ‘pedidos’ y suelen denunciarlos. ¿La alternativa para los delincuentes? Los fabricantes chinos.

2. Estudio de las medidas de seguridad: Se trata de un trabajo muy minucioso, en el que se estudia toda la información pública que existe sobre el billete -por ejemplo, en la web del Banco de España aparece cómo son los euros ‘al detalle’ – y se analizan billetes reales con la ayuda de microscopios y expertos en moneda.

3. Obtención de máquinas especiales: Llega el momento de idear un sistema para poder imprimir el billete y marcar en él las principales señales de seguridad que llevan los billetes reales -que cada vez son más complejas de replicar-. Para ello, las redes de falsificadores utilizan máquinas de última generación e, incluso, someten al billete a diferentes procesos para ir añadiéndoles las distintas marcas.

4. Comprobar ‘si cuela’: Para verificar si la falsificación ‘da el pego’, los delincuentes imprimen una pequeña tanda de billetes y los llevan, primero a establecimientos comerciales pequeños y, luego, a grandes superficies. Allí comprueban si los empleados y dependientes perciben algo ‘raro’ a simple vista y, sobre todo, si las máquinas que verifican billetes los rechazan. Si algo de eso sucede, se analiza qué elementos han podido fallar y se vuelve a empezar este proceso.

5. Contratación de distribuidores: Una vez que se ha conseguido la falsificación más realista posible, se contrata los servicios de ‘distribuidores’ que ponen las falsificaciones en circulación. ¿Dónde está el negocio? Los distribuidores pagan al falsificador una cantidad de dinero menor… que la del valor que tenga el billete falsificado; es decir, el distribuidor le paga cinco euros reales al falsificador por cada 20 euros falsos que recibe para ‘colocar.

¿Quién lucha en Europa contra estos falsificadores?

En junio de 2001, seis meses antes de que se pusiera en circulación el euro, la Comisión Europea elaboró un reglamento en el que se instauraban unas normas para proteger la moneda a escala europea. Para ello se establecieron dos organismos presentes en todos los países que usan la moneda euro:

El Centro Nacional de Análisis –CNA-, adscrito al departamento de Emisión y Caja del Banco de España, es donde llega y se verifica la legitimidad o no de los billetes supuestamente falsos. En abril de 2002, la comisión ejecutiva del Banco de España decidió que el CNA estuviese dentro del departamento de Emisión y Caja. La unidad de lucha contra la falsificación es una unidad administrativa dentro del departamento que tiene un grupo muy especializado de 12 personas.

Por su parte, la Oficina Central Nacional -OCN- responde a la Brigada de Investigación del Banco de España, y es donde reside la capacidad policial para investigar y perseguir las falsificaciones y a los falsificadores.

Puedes ver más artículos como este en OneMagazine.