El Banco Popular de China se convertirá en el segundo país del mundo, tras Ecuador, en emitir dinero digital para realizar cualquier transacción. ¿Supone el principio del fin del dinero tal y como lo conocemos?

Durante el mes de enero, se han realizado pequeñas pruebas de la moneda digital China. El Gobierno chino ha afirmado estar preparando un marco legal de actuación y una plataforma a gran escala para poder llevar a cabo esta gran infraestructura de transacciones digitales. Todo un hito en la historia económica mundial.

¿Qué ha llevado a China a querer implementar una criptomoneda?

  • Más del 50% de la población China realiza pagos online a diario o con el móvil. Se estima que este 2017, el volumen de pagos realizados online llegue a los 745 millones de dólares, según diversos estudios.
  • A pesar de que en China se prohibió el uso de las bitcoins en el sistema bancario, el 94% de las transacciones mundiales con bitcoins se realizan en este país.
  • La salida de divisas del país se ha incrementado en los últimos años hasta niveles alarmantes.

Estos son sólo algunos de los factores que han llevado a las autoridades del país, a tomar medidas. En vez de recurrir a los métodos tradicionales como limitar la circulación de moneda en India, con efectos adversos, se ha decidido investigar nuevas alternativas que nos ofrece la tecnología; China lleva varios años estudiando el impacto y la tecnología a utilizar para esta prueba y el mes pasado, ya ha hecho su primer anuncio.

¿Cómo será la moneda digital China?

La nueva moneda digital emitida por el Banco Popular de China, basada en el sistema blockchain, presenta una cotización 1:1 con el yuan.

El sistema de blockchain (cadena de bloques), supone la creación de un gran libro mayor de contabilidad a nivel mundial, que registra todas y cada una de las transacciones que se realizan, actualizado en tiempo real, a bajo coste y que no deja margen de error para los movimientos fraudulentos. Lejos de ser un mecanismo opaco y refugio de las transacciones ilegales, como lo es el bitcoin, el sistema blockchain centralizado por el Banco es transparente y verificable.

Si el potencial de las bitcoin continúa creciendo, la descentralización de monedas seguirá aumentando y en consecuencia, el descontrol. Esta es la base en la que se sustenta la nueva moneda digital China; El Banco Popular Chino podrán monitorear la actividad económica del país y gestionarlo de manera más eficaz.

Cualquier comprador que realice una transacción electrónica con esta moneda digital, quedará registrada en este gran historial de pagos y no se podrá borrar.  Quedará inmortalizado qué cantidad, cuándo, dónde y a quién ha ido.

¿Qué efectos supondrá la moneda digital China?

  • El Banco Popular de China, podrá controlar las transacciones que se realizan en el país de manera rigurosa. La utilización del big data para monitorear todo este sistema, permitirá predecir burbujas, cambios en las tendencias globales de consumo e inversión, reducir riesgos…Este hecho, les proporcionará una información muy valiosa para manejar la economía del país y aplicar las políticas más adecuadas en cada momento, basándose en datos reales y certeros.
  • La moneda digital China, será emitida y estará centralizada por el Banco Popular de China. De tal forma, que se acabó el anonimato en las transacciones monetarias. Habrá total información de dónde se gastan o invierten el dinero los ciudadanos. Este hecho admite 2 reacciones; Por una parte, es beneficioso para acabar con la economía sumergida, el blanqueo de capitales, dinero del terrorismo, evasión fiscal etc. Sin embargo, se dispondrá de ningún tipo de privacidad a la hora del uso y disfrute del dinero de cada persona.
  • Para los compradores, será una forma más sencilla, ágil y que permitirá ahorrar costes por transacción. En China ya están habituados a transacciones online y pagos con el móvil en su vida cotidiana; En un supermercado, bar o máquinas de vending incluso. Por lo que la incorporación de una moneda digital China, es simplemente el paso que estaban esperando.

Estamos ante un nuevo paradigma en el sistema interbancario. El sistema de pagos y transacciones, está cambiando. Es difícil predecir su impacto y sus consecuencias a nivel mundial, pero con estas primeras pruebas con las bitcoin o la moneda digital China, damos los primeros pasos. ¿Permitirán las grandes potencias el control absoluto de las transacciones monetarias? ¿Podrán coexistir bitcoins y criptomonedas centralizadas?