Ayer, jueves 1 de junio, el banco Santander cumplía 30 años cotizando en la bolsa estadounidense, convirtiéndose así en la empresa española más veterana de la bolsa de Nueva York.

Fue en Julio de 1987, cuando el Banco Santander comenzó a cotizar oficialmente en Wall Street. En aquel entonces, el Banco Santander cotizaba en 4 bolsas en el mundo, a día de hoy cotiza en 9 mercados de valores (España, Estados Unidos, Reino Unido, México, Portugal, Polonia, Brasil, Argentina, Italia).

El banco ha cambiado mucho desde entonces, actualmente el Banco Santander es considerado como el único banco español que se encuentra dentro de la lista de bancos sistémicos y uno de los dos grupos bancarios españoles situados entre los grupos financieros mas fuertes del mundo junto a BBVA.

La dilatada historia del Banco Santander en Wall Street y en el mundo es verdaderamente pasmosa. Hace 30 años, el banco presidido en aquel momento por el difunto Emilio Botín, poseía una plantilla de 14.000 personas, 1.600 sucursales bancarias y 800.000 cuentas corrientes operativas.

A día de hoy, el banco cuenta con una plantilla de 190.000 empleados, 12.000 sucursales y 128 millones de clientes, unas cifras desconcertantes que reflejan el enorme crecimiento del grupo en tan solo 30 años.

Ni que decir queda, el Banco Santander es una de las empresas con mayor número de inversores, contando con 4 millones de accionistas de más de 100 países, respecto al medio millón con el que contaba hace 30 años.

Santander, un banco con presencia internacional

Además de la dilatada trayectoria en la bolsa neoyorquina, el Banco Santander cuenta con una enorme presencia en Estados Unidos. El grupo presidido actualmente por Ana Patricia Botín es uno de los grupos españoles con mayor presencia de negocio en Estados unidos, incluyendo entre otras a empresas como hólding (Shusa) y los negocios de Santander Bank, Santander Consumer USA (Scusa), Banco Santander Puerto Rico, la unidad especializada de Banco Santander International y la sucursal de Nueva York.

La filial de banca de consumo del banco también cotiza en la bolsa neoyorquina, Santander Consumer USA alcanza actualmente una capitalización bursátil superior a los 4.000 millones de dólares (USD) en el parqué de Nueva York, convirtiendo su ADR en uno de los españoles mejor valorado de la historia.

¿Qué son los ADRs y cómo funcionan?

Cuando una empresa extranjera cotiza en Wall Street, sus acciones operan mediante unos productos denominados ADRs (American Depositary Receipts).

Los ADRs son unos valores negociables referenciados a los títulos que cotizan en el país de origen de la empresa, un título físico que está amparado por el depósito en un banco estadounidense de acciones de compañías, cuyas sociedades fueron constituidas fuera de ese mismo país, de esta manera, se pueden hacer transacciones de las acciones de la compañía extranjera como si fueran cualquier título cotizado de ese mercado.

En otras palabras, la empresa extranjera que quiera emitir acciones en el mercado estadounidense debe firmar un contrato con un agente colocador o, como se denomina esta personalidad en EEUU, underwriting.

Este agente garantiza la suscripción de casi la totalidad de la colocación de los títulos. Luego un banco depositario emite los ADR, los inversores se hacen con estos ADR, y la empresa extranjera recibe a cambio los recursos obtenidos por estas inversiones.