Cada vez quedan en circulación menos billetes de 500 euros. Se estima que tan solo quedan 42 millones de unidades en circulación. La disminución del número de billetes de 500 euros ha ido en favor de la cantidad de billetes de 50 euros. Esta situación ha provocado que los billetes de 500 euros se sitúen en mínimos desde septiembre de 2003.

El valor total de los billetes morados alcanzó los 21.000 millones de euros en julio, 500 millones menos que en junio. Por el contrario, el billete de 50 euros está experimentando un auge hasta llegar a los 1.031 millones de unidades, logrando conseguir máximos de su serie histórica según datos del Banco de España.

La causa que explica la importante disminución de billetes de 500 es la demanda de las entidades financieras. En otras palabras, la reducción del efectivo en billetes de 500 euros ha caído en 14,4 millones de unidades. Conviene recordar que las entidades financieras demandan distintos tipos de billetes según los deseos de sus clientes.

El billete de 500 sinónimo de operaciones de dudosa legalidad

Hay que señalar que no es posible determinar la cantidad y el tipo de billetes que circulan en cada país, por lo que el volumen de billetes al que hacíamos mención no se corresponde con el total de billetes que circulan en España. Esto se debe a que un billete de la moneda euro puede circular libremente por la zona euro y ser retirado por cualquiera de los Bancos Centrales que formen parte de dicha zona.

Una de las razones que explican la progresiva desaparición del billete de 500 euros es que se han asociado con actividades ilegales como la corrupción, la financiación del terrorismo y el blanqueo de capitales. Estos billetes suelen ser indicativo de que se han realizado operaciones que han quedado fuera del control de la Agencia Tributaria, puesto que habitualmente se utilizan para efectuar pagos con “dinero negro”.

Ya en el pasado 2016, el Banco Central Europeo advirtió que se pondrá fin a la emisión de billetes de 500 euros en el año 2018, no obstante, seguirá siendo válido en las operaciones de pago y no perderá su valor, pudiéndose utilizar como dinero en efectivo. La eliminación de este billete podría suponer el comienzo del fin del dinero en efectivo.

Billetes de menor importe y pesetas sin canjear

Otro tipo de billetes cuya circulación ha disminuido son las unidades de 100 euros, que arrojan cifras negativas desde febrero de 2015. Otras unidades de menor importe, como los billetes de 20, 10 y 5 euros también han disminuido como consecuencia de la importante entrada de turistas europeos en España, que utilizan la misma moneda.

Esto se explica porque buena parte del dinero que traen los turistas de países pertenecientes a la zona euro termina en manos de los bancos. Estas entidades no quieren tener más billetes de los necesarios, por lo que buena parte del efectivo termina siendo depositado en el Banco de España.

Resulta llamativo que el informe del Banco de España publicado en julio indica que los ciudadanos españoles aún no han canjeado 1.637 millones de euros de las antiguas pesetas. Para ser más precisos, estamos hablando de 799 millones de euros en monedas y 838 millones en billetes de pesetas. Por lo que la desaparición de una moneda o billete requiere mucho más tiempo del que podemos imaginar.