Las elecciones anticipadas convocadas por Theresa May en Reino Unido, de la mano del brexit, podrían provocar graves consecuencias para la economía británica, como la pérdida de 100.000 empleos y la huida de miles de millones de euros del país británico.

Hace tan solo unos días la primera ministra británica Theresa May convocaba, contra todo pronóstico, elecciones anticipadas para el día 8 de Junio. La inestabilidad latente tras el referéndum, en el que se preguntaba a los ciudadanos británicos si querían seguir perteneciendo o no la Unión Europea (Brexit), ha desencadenado en una incertidumbre que ya ha manifestado el FTSE 100 aumentando su volatilidad durante los últimos días. Además el pasado 18 de Abril el par que enfrenta el Euro contra la Libra esterlina llegó a caer casi un 2% en apenas unas horas. Una cifra anormalmente alta en divisas de este tipo.

Los mercados penalizan la incertidumbre

Los mercados financieros no penalizan las malas noticias, las malas noticias las descuenta. Lo que penalizan es la incertidumbre, el no saber que ocurrirá mañana. Y no hay mejor indicador de la incertidumbre que el aumento de la volatilidad. O al menos así lo han manifestado los gestores de fondos, economistas y analistas de grandes firmas de inversión.

Según Jonathan Loynes, economista jefe de Capital Economics, “En términos de impacto potencial, el anuncio por parte de la primera ministra británica de convocar elecciones anticipadas generará incertidumbre adicional a corto plazo.”

Por su parte, Adam Marshall, directo general de la Cámara de Comercio Británica, afirmaba que “Muchos sectores empresarial estarán comprensiblemente preocupados por posibles cambios drásticos en la economía debido a las complejidades que entraña abandonar la UE tal como defiende Theresa May.”

Opiniones que contrastan, sin embargo, con la Steven Andrew (M & G) y Dean Turner (UBS Wealth Management) que han declarado que es inútil hacer predicciones sobre la economía y los mercados, y que los inversores no están tan preocupados como podría parecer en primera instancia.

No obstante, no debemos olvidar que el anuncio de Theresa May podría tener consecuencias desastrosas en cuanto las multinacionales que a día de hoy trabajan en tierras británicas. Muchas de las cuales ya han preparado sus planes de contingencia en caso de que el entorno económico derivado del gobierno de May no favorezca sus negocios.

¿Qué pasa con La City?

Por último, claro está, la huida de muchas empresas del sector financiero que trabajan a día de hoy en La City dejará tras de sí, tal como indican algunos expertos, alrededor de 100.000 empleos y miles de millones en transacciones de activos financieros que hoy negocian en área londinense.

Al final, la decisión de que estas previsiones se cumplan o no queda en manos del tiempo y del cauce en las negociaciones de UK con la UE.

Las consecuencias de la salida de Reino Unido de la Unión Europea