Se acerca un fin de semana cualquiera en las bolsas europeas. Es viernes por la tarde y llega la hora de cierre. El tumulto de los brokers se desvanece. Los valores de renta variable quedarán inmovilizados a lo largo del fin de semana. Los brokers apartan sus ojos cansados de los monitores, se enfundan sus chaquetas y abandonan los parqués para descansar. Parece que el dinero duerme en fin de semana. Sin embargo, esto no es así. En las bolsas de Oriente Próximo y en los mercados de criptomonedas, el dinero jamás descansa.

Los mercados del viejo continente se rigen por unas jornadas pactadas, que van de lunes a viernes. Por tanto, los sábados y domingos, las cotizaciones de los valores de renta variable quedan inmovilizadas. Los inversores y sus intermediarios financieros, ávidos de rentabilidad, deberán aguardar al lunes para que los títulos de renta variable vuelvan a fluctuar.

Sin embargo, en los mercados financieros, cada vez existen productos más innovadores, lo que está permitiendo llevar a cabo inversiones durante la inactividad de los fines de semana de los mercados más tradicionales. Así pues, los inversores, pueden aprovechar sábados y domingos para continuar pugnando por mayores rentabilidades.

Nuevos mercados y futuros

A diferencia de los mercados más tradicionales, como los de Europa, existen ciertas zonas geográficas en las que no se descansa durante los fines de semana. Este pacto de ociosidad de los mercados en fin de semana no se aplica a los mercados de Oriente Próximo, donde merece la pena destacar países como Israel y Arabia Saudí.

Ahora bien, operar en estos mercados poco convencionales no es una tarea sencilla. Se trata de un servicio de intermediación financiera muy singular, por lo que será complicado llevar inversiones a través de brokers nacionales. Para ello, habrá que dar con entidades muy especializadas cuyas comisiones serán francamente elevadas.

Otra opción más simple consiste en recurrir a los denominados trading after-hours estadounidenses. A través de este instrumento se puede invertir en derivados los sábados y domingos. Los rendimientos que se pueden obtener son muy atractivos, pero los riesgos también son mayores, dado que la liquidez es menor y puede haber mucha volatilidad.

En lo que se refiere inversiones en fin de semana, tampoco podemos olvidar los futuros. Por ello, habrá que estar atento a índices bursátiles como el Dow Jones, donde la actividad es continua. Los futuros de los mercados asiáticos como el chino, también suponen una alternativa muy interesante para quienes invierten en fin de semana. Es más, estos mercados se adelantan a las posiciones que puedan tomar los mercados europeos.

Las criptomonedas

Y cómo no, en la inversión en fin de semana, no podían faltar las criptomonedas o monedas digitales. Al pensar en criptomonedas, nos viene un nombre a la cabeza: bitcoin. Pues bien, gracias al bitcoin, las inversiones en fin de semana serán factibles. Esta criptomoneda está representada por su tipo de cambio con respecto a divisas como el euro, los yuan chino o los dólares estadounidenses. Tampoco hay que olvidar que el bitcoin cotiza en el mercado de futuros de Chicago.

Bien es cierto que las criptomonedas ofrecen una posibilidad de alcanzar mayores rendimientos en la inversión, pero también representan una alternativa más arriesgada. En otras palabras, hay mucho que ganar y mucho que perder.