Los beneficios del sector financiero español vía Internet se han incrementado desde los 2,95 millones de euros que alcanzaron en septiembre de 2010 a los 169,7 millones del tercer trimestre de 2015, según datos de la Asociación Española de Banca (AEB).

Este grupo de entidades está constituido por Allfunds, especializado en fondos de inversión; Popular-e (perteneciente a Banco Popular), Uno-e (banco online de BBVA), Openbank (de Banco Santander) e Inversis (Banca March), pero no dispone de cajeros ni sucursales bancarias, por lo que opera únicamente de manera digital.

Hace seis años, en 2010, cuando todavía no había comenzado la reestructuración del sistema financiero español, los bancos que proporcionaban servicios online no conseguían resultados económicos positivos e incluso algunos de ellos registraron pérdidas cuantiosas.

Así fue, por ejemplo, con Openbank, entidad que experimentó una caída de 5,5 millones de euros en septiembre de 2010, y con Uno-e, que presentó unos “números rojos” de 6,35 milllones de euros en el mismo periodo, según informan las agencias.

No obstante, a pesar de la crisis que ha atravesado el sector financiero en los últimos años y que originó el cierre de una ingente cantidad de sucursales y la desaparición de muchos grupos relacionados, la difícil situación dio lugar a que los bancos digitales pudieran obtener su propio beneficio dadas las ventajas que ofrecen al cliente: inmediatez en sus servicios y máximo ahorro de tiempo al no tener que trasladarse a ninguna oficina.

En consecuencia, Popular-e ha conseguido multiplicar por 38 sus beneficios, hasta los 89,2 millones de euros en los últimos cinco años; Allfunds por 7, hasta los 51,7 millones; e Inversis ha ganado un 44% más, hasta los 7,2 millones de euros. Por su parte, Uno-e y Openbank han conseguido salir de pérdidas y registrar un resultado de 20,7 millones y 958.000 euros, respectivamente.

Óptimas perspectivas de futuro

Bankimia, firma dirigida a la comparación digital de productos financieros para particulares, asegura al respecto que “a diferencia de la banca tradicional, las entidades online ofertan productos con condiciones más estandarizadas, cobran menos comisiones, aplican diferenciales hipotecarios más bajos y remuneraciones más competitivas”.

Junto a esto, Carlos Fernández, analista del broker online XTB, añade que “las cifras de negocio interactivas continúan creciendo y las reticencias iniciales sobre seguridad que tenían algunos clientes han dado paso a una mayor utilización, ligada también a un mayor uso de teléfonos inteligentes y a la generalización en el uso de Internet”.

La amenaza de la competencia

Las buenas expectativas del área financiero digital se ven amenazadas, sin embargo, por la introducción de nuevos competidores en este tipo de negocio, como la banca en la sombra o lo que se conoce como organizaciones “fintech”, compuestos empresariales de gran potencial y que aseguran sus posiciones en el sector debido al impulso de las estrategias innovadoras que emplean.

Como advierte el analista, “la facilidad a la hora de montar una empresa que desarrolle su negocio a través de Internet, unido al incremento de clientes que utilizan esa vía para sus servicios financieros, hace que muchas compañías vean un nicho de mercado que explotar, por lo que esperamos que la competencia al sector bancario tradicional sea cada vez más fuerte”.