La brecha en la riqueza entre los millenial y la generación X es de un 60%. La generación millenial se convierta así, en la primera generación en ganar menos que sus padres.

Los millenial son aquellos nacidos entre 1982 y el 2001, es decir, son los jóvenes que están accediendo al mercado laboral por primera vez, que han crecido en un contexto de crisis económica, incluyendo las tecnologías en su vida cotidiana y con otras aspiraciones y comportamientos distintos a los de sus padres, los de la generación X (nacidos entre 1961 y 1982).

Según el último estudio realizado por Caixa Research, la riqueza neta de un millenial es de 3000€ frente a los 63400€ que habrían acumulado sus antecesores a esa edad.

brecha en la riqueza entre los millenial y las generaciones anteriores

Razones para la existencia de la brecha en la riqueza entre los millenial y la generación X

Son varios los motivos por los que se puede afirmar la brecha en la riqueza entre una generación y otra, todos ellos intrrelacionados.

  • Precariedad laboral

La generación millenial ha accedido a su primer empleo en un contexto de recesión económica, con un 25% de tasa de paro joven frente al 17% que llegaron a tener la generación anterior. Por lo que el acceso a un empleo es hoy en día mucho más limitado, a lo que hay que añadir las condiciones laborales por las que se consiguen los empleos en la actualidad: Salarios inferiores, mayor tasa de contratos temporales, a tiempo parcial o empleos no relacionados con su preparación académica que genera una inestabilidad laboral y personal.

  • Vivienda en propiedad

Una de las características esenciales de los de la generación X es su aspiración a tener una casa en propiedad y construir su economía en función de ese objetivo. Para los millenial es prioritario vivir experiencias a ser dueños de una propiedad, por eso está en auge la economía compartida entre este rango de edad. En general, los jóvenes hoy en día prefieren alquilar a comprar.

El porcentaje de millenial con una vivienda en propiedad es de un 44% frente al 65% que presentaba la generación X. El alza en los precios, la inestabilidad laboral y la escasa riqueza son algunos de los factores que retrasan la decisión de adquirir una vivienda entre los jóvenes.

  • Endeudamiento no hipotecario

Pese al bajo porcentaje en la adquisición de viviendas, el endeudamiento de un millenial es elevado, suponiendo el 21% de la riqueza del hogar. Este endeudamiento está principalmente asociado a créditos al consumo o a estudios universitarios en vez de a una hipoteca.

Estamos hablando de la generación mejor formada, con una elevada tasa de universitarios y con estudios de postgrado, que generalmente tienen asociados unos precios muy elevados y se financian en base a deuda. Se arriesgan a adquirir un préstamo para realizar unos estudios que te permitan acceder a un empleo mejor, pero la lástima es que en muchas ocasiones no se llega a conseguir y la deuda permanece.

“El 33% de los millenials que no han adquirido una vivienda, tienen un crédito no hipotecario.”

Además, la generación millenial es la más consumista hasta ahora. Han crecido en la era del consumismo y mantienen unos hábitos de consumo y vida social mucho más elevados que los que podían tener la generación X.

  • Vida familiar; matrimonio e hijos

La suma de los factores anteriores: inestabilidad laboral, endeudamiento y escasos ahorros, son hechos que hacen retrasar la decisión de querer formar una familiar. La edad media para casarse en los años 70 estaba en los 23 años, en la actualidad se ha retrasado hasta los 31, al igual que la decisión de tener hijos. Pagar una boda o mantener a los hijos, supone un coste mucho más elevado en la actualidad que hace 20 o 30 años ya que el nivel de consumismo es mayor.

  • Planes de pensiones privados

La pirámide de población es muy distinta a la de hace 30 años, pues ahora estamos ante una población envejecida y la parte de jóvenes en edad laboral que deben mantener las pensiones es mucho más reducida, además de con unos salarios inferiores. Todo esto apunta a que los millenial no llegarán a tener una pensión de jubilación ni parecida a la de la generación X, por lo que si quieren mantener su nivel de vida cuando llegue el momento de la jubilación, deben ahorrar de manera privada.

Bajos salarios, endeudamiento, consumo y pretensiones de ahorrar para un futuro, son incompatibles con elevar la riqueza de esta generación de jóvenes. Por lo tanto, la brecha en la riqueza entre los millenial y las generaciones anteriores continuará manteniéndose.

 

*Datos del informe mensual “La situación financiera de los hogares millennials en EEUU y España” de Caixa Research.