El grupo de los 7 países más fuertes del mundo en materia económica y militar, mas conocido como G7, se ha reunido para tratar el tema del proteccionismo que tanto frena las economías y la globalización.

Además, el grupo de lideres abordan el tema de Corea del norte, pidiendo que abandonen su programa nuclear para eliminar los continuos conflictos que vive con los EEUU.

Una reunión determinante

Los líderes de los países miembros del G7, conformado por Reino Unido, EEUU, Italia, Japón, Canadá, Alemania y Francia, se han reunido para sellar un compromiso en el cual se comprometen a eliminar el proteccionismo que frena las economías globales.

Proteccionismo que EEUU pasó por alto en el comunicado que sellaron los dirigentes en la última reunión de la cumbre que tuvo lugar en Italia.

Esta vez, los dirigentes han hecho un nuevo comunicado en el que se hace una mención especial al proteccionismo y las prácticas comerciales. “Reiteramos el compromiso del G7 de mantener los mercados abiertos y luchar contra el proteccionismo existente, mientras nos mantenemos firmes frente a todas las prácticas comerciales que se realizan de manera injusta”, dice el comunicado que han firmado los líderes políticos.

Además, el grupo ha anunciado que se “tomarán medidas” contra Rusia si se incumpliese el acuerdo de Minsk, acuerdo en el que se pactó poner fin a la guerra del Este de Ucrania y que firmaron los líderes de todos los países que estaban involucrados en la guerra, Ucrania, la Federación Rusa, la República Popular de Donetsk (DNR) y la República Popular de Lugansk (LNR). El acuerdo se firmó el 5 de septiembre de 2014.

“Estamos preparados para tomar medidas restrictivas para aumentar los costes en Rusia si las acciones de la misma lo requieren”. Este es el comunicado publicado y firmado por el G7 en el cual se advierte a Rusia que se tomarán medidas severas si no se frenan los ataques y se incumple el tratado firmado en Bielorrusia.

Compromiso firme por el cambio climático, sin EEUU

Los miembros del G7, salvo EEUU, recordaron el acuerdo de París en la reunión.

Los integrantes reiteraron el compromiso pactado en la capital francesa de implementar rápidamente el acuerdo del clima de París y reconocieron que la Casa Blanca aún no está preparada para sumarse a este acuerdo.

“Estados Unidos está en proceso de revisar sus políticas de cambio climático y sobre el Acuerdo de París, es por ello que no están preparados para unirse al consenso en estos temas”, dice la declaración aprobada en la cumbre.

Los miembros añadieron que entendían este proceso y reafirmaban su fuerte compromiso de implementar rápidamente el Acuerdo de París, tal como se comprometieron a hacer el año pasado en la reunión de la cumbre en Japón. Por otra parte, el presidente de los EEUU, Donald Trump, anunció que tomará su decisión final sobre si su país seguirá formando parte del Acuerdo climático la próxima semana.

Trump hizo esta declaración a través de su cuenta de Twitter mientras transcurría la reunión de la cumbre.

Tras finalizar la reunión, el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, anunciaba que los otros miembros del G7 “no cambiarán ni un milímetro” su postura respecto al cambio climático pese a lo que determine EEUU sobre este acuerdo.

Corea del norte, un tema de extrema gravedad

El G7 ha tomado el tema de Corea del Norte como un tema de gravedad extrema, el cual pone en peligro la seguridad mundial y el estado de bienestar. El grupo ha urgido a Corea a “abandonar todos los programas nucleares y balísticos que se lleva a cabo en el país oriental” de forma verificable o se reforzarán las medidas para que esto ocurra.

En la declaración final de la reunión de la cumbre se insiste a Pyongyang a “abandonar todos sus programas nucleares y balísticos de forma completa, verificable e irreversible”.

Todavía se desconocen las medidas que se tomarán frente a la negativa de Kim Jong-un de poner fin a tales programas. Ni que decir queda que Corea del Norte tampoco ha realizado declaraciones públicas respecto a la petición del G7.

Los pasos fronterizos, un compromiso por los derechos humanos

El G7 abordó muchísimos temas, pero no quiso olvidarse de los pasos fronterizos mundiales.

Respecto a este tema, el G7 demanda “esfuerzos coordinados a nivel nacional e internacional” para la correcta gestión del flujo de inmigrantes, a la misma vez que defendía el derecho soberano a controlar las fronteras.

“Mientras defendemos los derechos humanos de todos los inmigrantes y refugiados, reafirmamos los derechos soberanos de todos los estados, tanto individuales como colectivos, para controlar las fronteras mirando por su interés y seguridad nacional”, según se anunciaba en el comunicado final de la reunión que no dejará indiferente a nadie.

Aun no se conocen declaraciones de ningún líder político respecto a este último, pero no por ello menos importante, punto. Pero si podemos adelantar que será un tema difícil de negociar con los países.