Becario-learning

Los becarios tienen un papel fundamental en las empresas, a las que aportan ilusión por aprender, esfuerzo diario y ganas de trabajar. Esta relación entre los jóvenes y las compañías favorece a ambas partes. Las empresas se benefician de los conocimientos, del talento de los jóvenes y son una gran ayuda para las compañías. Para los becarios, su incorporación en las empresas con unas prácticas les permiten tener una primera toma de contacto con el mundo profesional.

En la mayoría de las empresas de hoy en día, sus trabajadores han empezado desde abajo, pues nadie nace sabiendo de todo. Por esta razón, ser becario es una oportunidad para adquirir experiencia laboral e ir adquiriendo nuevas habilidades profesionales. Es muy importante dar una oportunidad a los más jóvenes, pero no hay que aprovecharse de esta figura.

¿Qué puede aportar el becario a la empresa?

  • Nuevas ideas. El hecho de que los jóvenes que entran en las empresas no conozcan las funciones del puesto de trabajo, ni la visión o misión de la empresa, hace que puedan aportar nuevas ideas creativas. Pueden aportar nuevos métodos de trabajo para ser más eficiente y romper con la rutina y monotonía de la empresa, además de aporar los conocimientos adquiridos en su reciente formación académica.
  • Dada la falta de experiencia de los becarios, los empresarios tienen la oportunidad de formarlos a medida. Esta inexperiencia es un valor añadido para la empresa, pues pueden formar a los jóvenes según las necesidades de la empresa.
  • Convertirse en un trabajador después de haber empezado con unas prácticas.En algunos casos, los becarios se convierten en el mejor activo de la empresas y tras finalizar su contrato de beca pasan a formar parte de la compañía. Esto también beneficia a la empresa, pues esa persona ha estado aprendiendo desde cero todo lo relativo al puesto de trabajo y ya conoce la organización.
  • Humildad, entusiasmo, motivación e inconformismo, son algunos de los valores que aportan los becarios a la compañía y que por lo tanto favorecen el desarrollo del negocio.

En definitivas, las empresas facilitan la transición entre las universidades o institutos y el mercado laboral. Este es el motivo por el cual en los últimos años se ha producido un aumento considerable de la oferta y la demanda de becarios. Cada vez son más las compañías que quieren contar con la figura de un becario para dar apoyo a la organización y ofrecer una primera oportunidad laboral a jóvenes inexpertos.