La digitalización de las cosas y la conexión entre dispositivos está permitiendo manejar tareas diarias de una forma mucho más rápida, eficaz y desde cualquier lugar. Esta expansión está cambiando completamente el sistema financiero mundial. Latinoamérica y Caribe (LAC) es una de las regiones donde ha tardado más en llegar, pero que ahora está viviendo un fuerte crecimiento.

No es una novedad que el cambio tecnológico que estamos viviendo en nuestros días está siendo una completa revolución. En el área de LAC hay más de 344 millones de personas con conexión a internet, lo que supone un 55% de su población. Según vayan mejorando las infraestructuras y la velocidad de internet estas cifras continuarán subiendo, lo que convertirá a LAC en la segunda región con más usuarios conectados del mundo después de Asia Oriental.

Este cambio histórico se extiende por todos los sectores y regiones. Una de las áreas donde más se está notando es en el sistema financiero.Lo podemos ver con el aumento de portales bancarios y empresas dedicadas a los pagos digitales, prestamos online y financiación colectiva, corredores online, transferencias y comercio electrónico.

Las empresas de tecnología financiera (fintech) están desarrollando aplicaciones innovadoras para el sector financiero, lo que está teniendo fuertes repercusiones en la banca tradicional. Las fintech están encontrando gracias a la digitalización y el Big Data nuevas formas de proveer soluciones financieras como recaudar capital, hacer pagos u ofrecer préstamos online.

Dado que es una industria bastante reciente no existen muchos datos sobre los participantes del mercado en LAC. Sin embargo, las interacciones de los usuarios indican que Brasil y México son los que mayor presencia fintech tienen, seguidos por Argentina, Chile y Colombia. Todas regiones con poblaciones de más de 40 millones de habitantes excepto Chile.

En Europa y Estados Unidos ya existen empresas fintech bastante consolidadas y que han comenzado su expansión internacional. Entre las más conocidas destacan las empresas de pagos PayPal, skrill o Stripe. Algunas otras enfocadas en finanzas colaborativas como Lending Club y SoFi y otras dirigidas a manejar finanzas personales, como CreditKarma y NerdWallet. El otro día hablábamos de la empresa española Fintonic, una de las muchas empresas fintech españolas que está dando el salto a Latinoamérica.

A pesar de que el tamaño del mercado y la penetración tecnológica parezcan más atractivos en  regiones con más población, con frecuencia se pasan por alto las oportunidades de mercados más pequeños como los países de Centroamérica.

Por esa razón, muchas empresas extranjeras, especialmente fintechs españolas, están poniendo el foco en las regiones latinoamericanas donde existen menos empresas de este tipo y donde la banca tradicional no está dispuesta a arriesgarse.  “La banca tradicional no se siente cómoda ofreciendo nuestro producto estrella, que es el crédito al consumidor. Prefieren créditos hipotecarios o te dicen que lo mejor es buscar una tarjeta de crédito”, opinó Aitor Chinchetru, CEO de Wanna, una de las 26 fintech españolas especializadas en préstamos y créditos.

Bajo estas circunstancias, el riesgo es tomado por empresas locales. En Panamá, un país con una economía pujante, con un producto interno bruto per cápita de los mas altos de la región, una población de 4 millones de habitantes y con más de 50 bancos, todavía vemos un mercado desatendido en cuanto a productos financieros de consumo.

“Casi 400,000 panameños, lo que representa 1/6 de la fuerza laboral, no pueden o no quieren tomar créditos bancarios. Sin embargo, si se encuentran en la necesidad de dinero para atender alguna crisis de liquidez, como pueden ser reparar el carro o alguna emergencia médica y poder repagar el préstamo de una manera rápida y conveniente” – Indica Raymond Katz, CEO de Adelantos, una empresa panameña Fintech especializada en microcréditos.

Una de las particularidades del mercado en América Central y Panamá en particular es la penetración de la telefonía móvil y el internet, con 1.2 smartphones por cada panameño. Siguiendo el paso de la tecnología, Adelantos se ha enfocado en realizar préstamos usando la tecnología móvil. La aplicación combina inteligencia artificial con más de 150 puntos de referencia para analizar el crédito de cada cliente. Si la aplicación es aprobada, el dinero es transferido a la cuenta bancaria del cliente en menos de 30 minutos.

Parece que las compañías fintech caribeñas como Adelantos van a marcar tendencia respecto a micro créditos en la región del Caribe. Sin embargo, si se convertirán en líderes internacionales y ganarles a compañías reconocidas en el mercado norteamericano o europeo, solo el tiempo lo dirá.