Los principales bancos españoles han visto incrementadas sus ganancias como consecuencia de las comisiones que cobran sus clientes. La cifra total de ingresos por comisiones bancarias en el primer trimestre de 2017 asciende a casi 5.300 millones de euros. Si comparamos estos ingresos con el mismo trimestre del año anterior, las comisiones cobradas a los clientes por los grandes bancos han aumentado en un 13,6%.

A la vanguardia de este aumento de comisiones se encuentra el Banco Santander, con un importe cercano a los 2.400 millones de euros. Ya en nuestro artículo “Los beneficios del Banco Santander viento en popa”, advertíamos de que las ganancias de la entidad presidida por Ana Patricia Botín se debían en buena medida al aumento de las comisiones en uno de sus productos estrella: la cuenta 1, 2, 3.

Observando las prácticas de otro gigante de la banca española, el BBVA, vemos que la poderosa entidad financiera obtuvo de sus clientes hasta 1.223 millones de euros, lo que sitúa al banco de Francisco González como la segunda entidad financiera de España que más ingresa por el cobro de comisiones.

Cabe destacar el notable incremento de las comisiones bancarias en Caixabank, que han aumentado más del 20%, totalizando unos 588 millones de euros. Por otra parte, hay que destacar que Bankia, pese a retirar las comisiones de productos financieros estrella como las nóminas o las hipotecas, ha conseguido que sus comisiones aumenten en un 3,8%. La clave de esta estrategia se encuentra en que han aumentado los ingresos que se cobran por la utilización de tarjetas de crédito y otros medios de pago.

Más difícil es la situación del Banco Popular, que pese a atravesar una situación de mayor dificultad que sus competidores españoles, en gran medida atribuida a su fuerte implicación en el sector inmobiliario, disminuyó las comisiones cobradas, alcanzando un total de 140 millones de euros.

En lo que respecta al Banco Sabadell, sus comisiones han alcanzado un importe total que llega a superar los 296 millones de euros, es decir, casi un 7% más que en el año 2016.

A la vista de las cuentas del primer trimestre de los principales bancos españoles, se puede constatar de que una parte importante de los beneficios del sector financiero proceden de las comisiones cobradas por los bancos. En un extremo encontramos al Santander, abanderando el cobro de los servicios bancarios con un incremento de las comisiones en su cuenta 1, 2, 3, mientras que en el polo opuesto se halla Bankia, con una estrategia decidida a captar clientes basada en comisiones bajas.

Está claro que los ingresos derivados de las comisiones siempre han supuesto una parte relevante del negocio bancario, sin embargo, hoy en día representa una fracción cada vez más importante del beneficio de la banca. Ante esta situación, es normal que muchos clientes se pregunten cuáles son las comisiones que pagan y que hacen que los bancos engrosen sus beneficios. Pues bien, la respuesta está en que los pagos por comisiones bancarias se deben a servicios como el mantenimiento de la tarjeta de crédito, transferencias bancarias, retiradas de efectivo, ingresos de cheques, cambio de divisas y descubiertos en cuenta.