Dación en pago

Después de estar ocho años inmersos en una situación económica crítica, el sector inmobiliario parece que empieza a recuperarse. Prueba de ello es la subida del precio de la vivienda en España, que ha logrado un mayor crecimiento, respecto al año anterior.

Tras el inicio de la crisis económica, la actividad inmobiliaria sufrió duros golpes, llegando a tener un elevado número de viviendas en stock y sufriendo una grave caída de precios. Esto implicaba una actividad residual o casi nula en el sector de la construcción. La demanda era escasa y existía una oferta elevada de viviendas.

Actualmente, el cambio de tendencia en el mercado inmobiliario es evidente, un factor relevante de dicha recuperación es la subida de los precios de los inmuebles en España. Según el índice Tinsa IMIE General y Grandes Mercados, que se encarga de medir la evolución del precio medio de la vivienda terminada en España, indicó que en el mes de mayo pasado hubo un incremento interanual del 1,3 %.

Si lo comparamos con el mismo periodo de 2015, es un incremento mayor que apunta a una recuperación en el sector. De manera que muchos compradores dan el paso a comprar e invertir en inmuebles.

El ascenso de la compra-venta de viviendas y la normalización de internet ha llevado a que cada vez se busque más información en un portal inmobiliario, en vez de pasearse por la zona y mirar carteles de “se vende”. Esto ha facilitado la compra-venta de viviendas por la sencillez y comodidad de estas herramientas.

Otro factor que ha impulsado el aumento de la demanda de viviendas en España, es la disposición de los bancos a conceder préstamos hipotecarios, puesto que vuelven a tener confianza en los clientes y esto favorece la compra de viviendas.

Por último, analizando este incremento de precios por zonas geográficas, la “Balerares y Canarias” y las “Capitales y grandes ciudades” son las que destacaron por su mejor comportamiento, con un incremento interanual en mayo de 2015 del 3,5% respecto al mismo período del año anterior.

Este aumento de los precios coincide con la mejora de la actividad económica en tales municipios, los cuales registran una menor tasa de desempleo. No obstante, esta situación favorable para la actividad inmobiliaria no ha ocurrido del mismo modo para todas las ciudades españolas, puesto que en otros casos han experimentado subidas más leves.  Por este motivo, hay que esperar a que este sector siga poco a poco con una recuperación global estable y que pueda continuar favoreciendo a la economía española.