Las acciones autorizadas de una compañía hacen referencia al número máximo de acciones que esta puede emitir.

El accionariado de una empresa puede cambiar mucho a lo largo de su vida (debido a las recompras, splits o contra-splits y las ampliaciones de capital) en base a sus necesidades de financiación. Por ello, al constituir la empresa, a esta se le autoriza a emitir un número determinado de acciones. Estas representan el valor de la misma en ese momento. Por lo tanto, las acciones autorizadas de una compañía, se entienden como el límite máximo de acciones que está podría llegar a emitir sin modificar las actas de constitución.

Acciones autorizadas y acciones emitidas

Es importante entender la distinción entre ambos conceptos, ya que por lo general el número de acciones emitidas siempre va a ser menor que el número total de acciones autorizadas.

Imaginemos que a una empresa le han autorizado la emisión de 1.000.000.000 de acciones. Una vez la empresa tenga esta autorización, esta podrá decidir cuantas acciones emite. Imaginemos por ejemplo que la empresa necesita 100.000.000 de acciones para financiarse. En este caso la empresa solo emitiría un 10% de las acciones autorizadas, teniendo así margen para nuevas emisiones. Por lo tanto la empresa tendría 1.000.000.000 de acciones autorizadas y 100.000.000 acciones emitidas.

Acciones emitidas y acciones en circulación

Otra distinción importante es la de las acciones emitidas y las acciones en circulación.

Imaginemos que la empresa anterior tras emitir 100.000.000 de acciones decide recomprar 10.000.000 de acciones porque considera que cotizan a un precio atractivo. Estas acciones pasarían a formar parte de la auto cartera de la empresa y dejarían de circular (dado que no podrían ser adquiridas por el público). Por lo tanto las acciones en circulación serían las acciones emitidas, menos las que la empresa ha decidido recomprar.