Se denomina accionista a aquel agente que sea propietario de acciones (partes alícuotas del capital) en cualquier sociedad o forma empresarial.

El accionista puede ser una persona física, como forma de su patrimonio; o una persona jurídica, es decir, cualquier sociedad, organismo o ente que tenga entre su activos una participación empresarial.

El accionista cuenta con la titularidad de acciones en la que esté dividida la empresa, lo que le convierte en socio y le otorga la capacidad para decidir en los órganos de gestión y decisión. La propiedad de la empresa que corresponde a un accionista va en función del número de acciones que tenga sobre el total en el que esté dividido el capital de la misma. El hecho de tener parte de ese capital le confiere varios derechos y obligaciones de carácter político y económico-financiero.

Naturalmente, existe varios tipos de acciones y, por tanto, de accionistas, como por ejemplo accionista sin derecho a voto, accionistas minoritario, accionistas miembro de la Junta de Accionistas….contando con varios derechos y privilegios cada uno de ellos para suplir las carencias o responsabilidades que se deriven de cada condición.

Los derechos básicos de los accionistas son:

  • Derecho al dividendo: a percibir la parte proporcional de los beneficios de la empresa.
  • Derecho de suscripción preferente: sobre acciones cuando se realicen ampliaciones de capital.
  • Derecho a cuota de liquidación: en el caso de liquidación de los activos de la sociedad en función de su cuota de participación.
  • Derecho de información: sobre la situación y estado de las cuentas
  • Derecho de asistencia y voto: en las Juntas Generales de Accionistas, es decir, derecho a formar parte del gobierno de la sociedad y a votar las decisiones.

De esta forma, un accionista puede, al ser propietario de parte del capital de una sociedad, participar en la toma de decisiones del control política en el Consejo de Administración, así como participar en los beneficios que pueda tener la empresa, y respondiendo también con el capital en caso pérdidas y liquidación de la sociedad.