La aceptación bancaria es un préstamo a corto plazo que se hace a exportadores o importadores con el objetivo de facilitar el comercio internacional. Consiste en una carta de crédito que se emite para respaldar una transacción internacional.

El procedimiento comieza con la emisión de la carta de crédito. Una vez finalizada la transacción, se acepta la carta de crédito y se deberá pagar en un momento futuro por su valor nominal.

Funciones de la aceptación bancaria

La aceptación bancario se utiliza principalmente para:

  • Sustituye al crédito bancario, lo que permite a la banca aliviar la presión ejercida por la demanda de crédito.
  • Es un título valor negociable. Favorecen el desarrollo económico y financiero del país.

Características de la aceptación bancaria

Estas son las características principales de la aceptación bancaria:

  • Solo se utiliza en transacciones que conlleven la compraventa de bienes inmuebles.
  • No implica un desembolso inmediato de dinero.
  • Es un título valor negociable en el mercado secundario.
  • Aunque el banco no utilice sus recursos, adquiere el compromiso de pago al vencimiento.
  • La aceptación supone el banco realice posteriormente un desembolso a favor de un tercero, convirtiéndolo en acreedor de su cliente.
  • El banco puede decidir si financiar o no la aceptación cuando se produzca el vencimiento.
  • Las letras que hayan sido aceptadas no pueden ser renovadas o prorrogadas.

Requisitos para poder hacer uso de una aceptación bancaria

Estos son los casos en que generalmente se puede solicitar una aceptación bancaria:

  1. Tener una cuenta corriente en el banco.
  2. Presentar los documentos de la compraventa.
  3. El beneficiario debe estar perfectamente identificado.
  4. Constituir una garantía similar a la de un crédito documentario.
  5. Que el vencimiento no sea superior a 6 meses.
  6. Contar con un cupo de crédito aprobado.

Ventajas de la aceptación bancaria

Para el comprador:

  • Agiliza notablemente las compras puesto que existe un respaldo del banco.
  • Se amplía el periodo de pago de las mercancías.
  • Permite la posibilidad de trabajar con mayores volúmenes de compra.
  • Se obtienen recursos a bajo coste.

Para el vendedor:

  • Menores riesgos en la cartera de clientes.
  • Aumenta la base de compradores.
  • Mejora del volumen de ventas.
  • Puede descontar en bolsa las aceptaciones en periodos en los que haya dificultades de liquidez.
  • Las aceptaciones sirven como garantía real a la hora de solicitar créditos.