Se denomina activos alternativos al grupo de activos financieros y activos reales que no pertenecen a los activos tradicionales de inversión (bonos y acciones). Los activos alternativos incluyen principalmente fondos de inversión, empresas de capital riesgo, bienes inmuebles, materias primas y acciones de empresas no cotizadas. Pero además, incluyen antigüedades, sellos y monedas, inversión en bodegas de vino, etc.

Características comunes de los activos alternativos

A pesar de pertenecer a la misma categoría, cado uno de estos activo alternativos tiene diferentes características. Sin embargo, tienen varias características comunes:

– Son poco líquidos: Los activos alternativos son más difíciles de vender que los tradicionales.

– Requieren un análisis más detallado y un conocimiento más profundo del sector para invertir en ellos, lo que conlleva costes más elevados de investigación.

– Tienen muy poca correlación con los activos tradicionales, lo que les lleva a ser una buena opción de inversión cuando perseguimos la diversificación de nuestra cartera.

– Tienen menos regulación y transparencia que los activos tradicionales.

Dificultado para calcular su rendimiento y encontrar datos históricos.

Tipos de activos alternativos

Los activos alternativos, a pesar de tener características comunes son activos muy diferentes entre ellos. Los principales activos alternativos son:

  • Fondos de inversión: Son instituciones de inversión colectiva. Dentro de los fondos de inversión existen muchas estrategias diferentes. Dentro de los fondos de inversión podemos encontrar fondos de inversión tradicionales, hedge funds y ETFs, entre otros.
  • Capital riesgo: También conocido como Private Equity, son empresas que se dedican a invertir en acciones de compañías que no cotizan en el mercado.
  • Bienes inmuebles: Incluyen las propiedades residenciales y las comerciales. También, las inversiones en empresas colectivas de bienes inmuebles, REITs, Fibras o la inversión en deuda hipotecaria.
  • Materias primas: Son los bienes que deben ser transformados o tratados para poder ser consumidos, como el trigo, el café y el petróleo por ejemplo.
  • Otras: Es una categoría muy amplia, dado que existen muchos tipos de activos alternativos, hemos decidido aglutinar todos bajo este tipo. Incluyen la inversión en vino, en coleccionables (como sellos y monedas por ejemplo), antigüedades, automóviles, arte y activos intangibles (como las patentes).