La administración logística es el cúmulo de operaciones y estrategias que una empresa debe poner en marcha de cara a llevar a cabo el más óptimo de su funcionamiento desde el punto de vista logístico.

Por medio de este tipo de administración, es posible controlar y dirigir aquellos recursos que son necesarios para la empresa de cara a llevar a cabo su actividad económica. Esto abarcaría desde su identificación y captación al transporte y almacenamiento de los bienes ofrecidos en el mercado en el que opere, entre otras muchas fases relacionadas.

La correcta administración logística supone, por tanto, que una firma sea capaz de proveer a sus clientes en la medida de sus necesidades y ofreciendo un servicio beneficioso para la propia empresa. Esto se realiza a través de la coordinación de tareas y procesos de almacenaje, transformación y distribución de elementos productivos hasta el cliente final que asegure el menor coste asociado posible.

Por medio del diseño de una administración logística óptima, es posible controlar de manera más eficiente una cadena de procesos logísticos y de control de suministros que, finalmente repercute en la salud económica y en el beneficio de una compañía. Todo este diseño se plantea en el plan estratégico de la compañía.

Bases de la administración logística

El diseño de una administración logística apropiada debe tener como base que la prioridad de la empresa es la rapidez. En otras palabras, la empresa debe ser capaz de afrontar sus operaciones reduciendo todo lo posible el tiempo de respuesta medio con el que cuenta para cada una de sus fases logísticas.

Alternativamente, debe existir un control muy riguroso en lo que respecta a cantidades y las ubicaciones de cada cadena de procesos como modo de ahorro y optimización de recursos de la empresa sin tener por ello que hacer disminuir la cantidad ofrecida en sus bienes y servicios.

Atendiendo a la evolución de los mercados y sus características, han aparecido diferentes conceptos en economía y marketing que plantean la guía de la administración logística para cada uno de ellos, como es el caso del cross docking.

Elementos que dificultan una buena administración logística

Cualquiera que pueda ir en contra o ralentice la eficiencia o eficacia de la cadena de suministro dificulta la administración logística, como por ejemplo:

  • Repetición o duplicidad de procesos
  • Problemas derivados de la mala o escasa rotación de inventario
  • Derroche de recursos o error en la identificación y estimación de su coste
  • Excesivo número de trabas legales, fiscales o burocráticas