El AEX proviene de las siglas Amsterdam Exchange Index y es el índice bursátil de Holanda y los Países Bajos. Está compuesto por las 25 empresas de mayor capitalización de la zona que cotizan en el Euronext de la Bolsa de Amsterdam, siendo este último el primer mercado integrado europeo de negociación de acciones, bonos, y derivados, teniendo representación en Bélgica, Francia, Holanda, Portugal y Reino Unido.

El índice AEX, se constituyó en 1983 con una base de 45,83 puntos, y a día de hoy cotiza alrededor de los 470 puntos. Los valores ponderan por el criterio de capitalización bursátil, pero también se tiene en cuenta el capital flotante (free float en inglés), que es el porcentaje de capital del total de acciones de una sociedad que es susceptible de negociarse en bolsa y, por tanto, no está controlado por los accionistas de forma estable.

Entre algunas de las empresas que componen el índice, podemos destacar a Aegon, Phillips, Ing Group, Tom Tom, que pertenecen a diferentes sectores, como telecomunicaciones, electrónica, química, equipos petrolíferos.

Este índice se revisa de forma anual en base a su volumen de negociación, generalmente, el primer día laborable del mes de Marzo. En este día, un valor sólo puede tener el 10% de peso. Las sesiones de negociación se desarrollan de Lunes a Viernes en horario de 09:00 a 17:30. Sin embargo, la negociación de productos derivados, tiene una horario de negociación de 08:00 a 22:00.

Este índice se utiliza como activo subyacente para negociarlo a través de productos derivados en las carteras de los inversores. Además, es un activo financiero de referencia o benchmark a batir por gestores de inversión.

aex

Ejemplo

Dado el uso del índice como activo subyacente para la negociación de derivados, vamos a ver un ejemplo de un Futuro del AEX.

El contrato estándar tiene una valoración por punto entero de 200 euros. Esto es, cuando negociamos un futuro del AEX y la cotización se mueve un punto, por ejemplo, de 450 a 451, nuestra cuenta de pérdidas y ganancias se moverá en positivo o en negativo en 200 euros. El valor nominal del contrato será igual a 450*200= 90.000 euros.

Generalmente, las cámaras de compensación de futuros suelen solicitar unas garantías alrededor de un 10% de este valor, es decir, alrededor de 9.000 euros de garantías a depositar en cuenta. Sin embargo, existen productos que replican la cotización de Futuros sobre Índices que se llaman CFDs (Contratos por diferencias), cuyas garantías son menores y permiten el fraccionamiento de contratos, a diferencia de los contratos de  futuros, siendo la unidad mínima de negociación, en algunos casos, de hasta el 0.01. Estos productos presentan algunas ventajas e inconvenientes respecto a los contratos de futuros. Facilitan la entrada a inversores con capitales más pequeños, pero existe falta de transparencia en sus precios y en la ejecución de las garantías reales, ya que no hay cámaras de compensación.