La agencia de competencia es un organismo estatal que tiene como misión defender y promover la competencia en los mercados.

Una agencia de competencia debe investigar, perseguir y sancionar a las empresas que lleven a cabo conductas que restrinjan o limiten la competencia efectiva. Pero ¿cuáles conductas serán consideradas como anticompetitivas? esto dependerá de la Ley de Competencia aplicable en cada país.

Conductas que investiga la Agencia de competencia

Si bien pueden existir diferencias en la normativa de cada país, la regla general es que la agencia de competencia investigue, entre otras, las siguientes conductas:

Estructura de la agencia de competencia

La norma general es que la agencia de competencia sea un servicio público descentralizado, con personalidad jurídica y patrimonio propio, independiente de todo organismo o servicio. No obstante, sujeto a la vigilancia de algún Ministerio, Parlamento u otro ente de superior jerarquía.

Asimismo, la agencia de competencia puede establecerse como un ente independiente de los organismos reguladores o bien, formar parte de una misma institución.

La agencia de competencia en España

En el caso de España, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) es el organismo que garantiza la libre competencia y regula todos los mercados y sectores productivos de la economía española para proteger a los consumidores.

La CNMC es un organismo público con personalidad jurídica propia. Es independiente del Gobierno y está sometido al control parlamentario. Entró en funcionamiento el 7 de octubre de 2013.

Anteriormente, la agencia de competencia de España se llamaba Comisión Nacional de la Competencia y era un ente separado de los órganos reguladores (Telecomunicaciones, Servicio Postal, Industria Audiovisual, Transporte Ferroviario, etc.)

La Ley de Defensa de la Competencia atribuye a la CNMC funciones tanto instructoras como resolutorias en todos los procedimientos en materia de defensa de la competencia. Además, la CNMC debe coordinar su acción con órganos competentes de las Comunidades Autónomas, la Comisión Europea y las Autoridades Nacionales de Competencia de los Estados miembros de la Unión Europea.