La amortización de deuda pública es la devolución al vencimiento por parte del Estado del capital que personas físicas o jurídicas le han prestado.

En general, cuando el sector estatal emite deuda pública, ésta tiene un vencimiento que dependerá de las necesidades de financiación y que podrá ser a través de letras del Tesoro, bonos y obligaciones del estado. La amortización de deuda pública se puede deber a varias circunstancias, ya sea por la mera devolución al vencimiento de la deuda, o por una política general de reducción del endeudamiento público.

La amortización del endeudamiento público está íntimamente relacionado con el carácter de los bonos y obligaciones que el estado haya emitido, de tal forma que sólo se devolverá en aquellos títulos públicos que sean amortizables, es decir, tengan un vencimiento específico y claro, ya que no todo el endeudamiento público se amortiza mediante la devolución del principal prestado, sino que el estado va emitiendo cupones con los que pagar el interés sobre el principal, sin que éste se llegue nunca a devolver. Esto es lo que se conoce como endeudamiento perpetuo.

La amortización de deuda pública como instrumento de política monetaria

La deuda pública no es solo una forma de financiar las necesidades y presupuestos público de las administraciones, sino que además es un elemento importante en cuanto a la política monetaria de los estados. Mediante la emisión y amortización de deuda pública, el estado puede reducir o incrementar la masa monetaria en el mercado:

  • En una situación de inflación general caracterizada por haber sobrante de dinero en el mercado, el estado puede emitir deuda pública para reducir la masa monetaria en el mercado y reducir así la cantidad de dinero en circulación.
  • Por el contrario, en una situación de deflación, el estado deberá amortizar deuda pública (comprar títulos) con el fin de inundar el mercado de liquidez, de dinero.