El análisis ABC es un sistema que se utiliza para diseñar la distribución de inventarios en almacenes. El objetivo de esta metodología es optimizar la organización de los productos de tal forma que los más atractivos para el público y solicitados se encuentren a un alcance más directo y rápido. Con ello se reducen los tiempos de búsqueda y se aumenta la eficacia.

El origen de esté concepto comenzó a formarse a raíz de las declaraciones que realizó Wilfredo Pareto, sociólogo y economista italiano, quien en 1897 afirmó que la demanda no está distribuida de manera uniforme entre los artículos de un inventario sino que los que más se venden superan ampliamente a los demás.

Quizá te interese ver el modelo de costes ABC utilizado en contabilidad.

Los artículos A, B y C

Por este motivo, hay que clasificar los distintos productos en 3 tipos teniendo en cuenta la importancia de los artículos que hay en el almacén:

  • Tipo de artículos A: son los más importantes, usados o vendidos. En relación a ello son los que más ingresos generan.
  • Tipo de artículos B: tienen una importancia secundaria y los ingresos generados son menores en relación a los artículos A.
  • Tipo de artículos C:  su importancia es mínima y reportan poco beneficio.

Tras esta clasificación los artículos de tipo A se colocarán de manera más accesible al público. Por ejemplo: en estanterías, en las zonas más concurridas de la tienda, etc. Los otros dos tipos de artículos se pondrán en zonas menos accesibles ya que no son tan demandados.

Tratamiento de los artículos en la gestión de inventario

Cada artículo recibe un tratamiento atendiendo a su importancia.

  • Los artículos de tipo A deben ser sometidos a un estricto control de inventario. Dada la importancia de éstos, deben contar con áreas de almacenamiento mejor aseguradas para su mantenimiento y accesibilidad.  En los artículos  de este tipo se deben evitar las situaciones de faltas de existencias porque son una prioridad en la venta.
  • Los artículos de tipo B suponen un paso intermedio entre los productos A y B. Es importante ejercer una monitorización para observar la viabilidad de que puedan pasar a los artículos A o se desplacen a los C.
  • Los artículos de tipo C. Una política típica para el inventario de los artículos C consiste en tener solo una unidad disponible. En ocasiones lleva a la falta de existencias después de cada compra, lo que puede ser una situación que entra dentro de la normalidad, ya que los artículos C presentan tanto una baja demanda con un mayor riesgo de costes de inventario excesivos.

Esta agrupación  representa una interpretación directa del principio de Pareto. Además de ello, en la práctica, el volumen de ventas no es el único factor que mide la importancia de un artículo ya que se tienen en cuenta factores como el margen de ventas.