El análisis coste/beneficio mide la relación entre el coste por unidad producida de un bien o servicio y el beneficio obtenido por su venta. Este concepto se desarrolla con el mundo empresarial y de los negocios, pero también con otro tipo de actividades como son las operaciones en Bolsa.

El ratio de coste/beneficio será más alto cuánto mayor sea el beneficio o margen obtenido por el inversor y menor sea su coste y supone un análisis fundamental en el devenir de la actividad de una inversión.

El inversor tiene que haber estudiado de antemano este ratio para evaluar si su inversión serán rentable en el futuro.

Variables que determinan el ratio coste/beneficio

Existen muchas variables que influyen en el análisis del ratio coste/beneficio. Entre algunas de ellas, podemos destacar las siguientes:

  1. Coste de la inversión. Arrendamiento, Suministros, Empleados, Margen Financiero, Impuestos, Descuentos por pronto pago y Rappel de ventas, Pago de seguros de responsabilidad civil, Cotizaciones a la seguridad social de los empleados.
  2. Precio Final del bien producido y margen de beneficio unitario.
  3. Nivel de producción óptimo.
  4. Volumen de Ventas.
  5. Provisiones por depreciación del bien o servicio.
  6. Coste de financiación de los créditos o préstamos solicitados y el tipo de interés cobrado por éstos.

Todas estas variables influyen en la determinación de si una inversión es rentable o no en base a su coste. Generalmente, un inversor debe buscar, como mínimo, un ratio de 3 unidades monetarias de beneficio por cada unidad monetaria de coste. De esta forma, podrá cubrir en el futuro posibles contingencias que puedan ocurrir de forma inesperada como multas o sanciones y descensos en la producción, desgaste de maquinaria, ataques especulativos, utilidades marginales decrecientes por parte de los consumidores respecto a sus gustos sobre los bienes o servicios ofertados, problemas relacionados con la calidad o su uso, competencia desleal y poco transparente (por ejemplo las empresas Chinas que se instalan en todos los países).

Ejemplo de análisis coste-beneficio

Supongamos que queremos montar una empresa de exportación de mangos (la fruta)  a EEUU y nuestra proyección de ventas es de 10.000 mangos mensuales a un precio unitario de 1 euro. Además dotamos una provisión por desgaste del producto en la distribución de un 10%, añadimos unos impuestos totales del 20% y unos costes de distribución, salarios y gastos fijos de un 30%. Por tanto, siempre y cuando se cumplan nuestras expectativas, teniendo en cuenta que la época de consumo de mangos es de 6 meses al año y además tenemos un cliente importante que nos genera ingresos recurrentes porque se dedica a la producción de zumos naturales, realizamos la siguiente proyección de coste-beneficio:

Beneficio bruto: 10.000*1 = 10.000 usd

Coste total = 10% desgaste producto + 20% impuestos + 30% gastos fijos= 50% sobre el volumen de ventas

Por tanto, tenemos:

Gastos totales de 5.000 usd (50%*10.000 usd)

El beneficio neto del negocio sería de 10.000 usd – 5.000 usd= 5,000 usd

Por cada mes durante seis meses, sumando un total de 30.000 usd.