La apertura económica es una estrategia mediante la cual los países eliminan o reducen sustancialmente sus barreras al comercio internacional y a la inversión extranjera.

La apertura económica tiene como objetivo reducir las barreras al intercambio de bienes, servicios y capital entre distintos países. La idea es fomentar la libre competencia facilitando la entrada de competidores extranjeros, así como atraer talento, mano de obra e inversiones desde el exterior.

Características de la apertura económica

Las características principales de un proceso de apertura económica son las siguientes:

  • Reducción (usualmente progresiva) de las barreras artificiales al comercio internacional tales como: aranceles, cuotas, regulaciones excesivas, burocracia, prohibiciones, etc.
  • No hay control de precios
  • El Estado no interviene en la competencia entre productos nacionales y extranjeros
  • Se reducen o eliminan aquellos subsidios o ayudas que buscaban proteger a la industria nacional
  • Se espera un trato recíproco con las contrapartes del comercio exterior, aunque la apertura también puede ser unilateral. En otras palabras, si el país A reduce sus barreas a los productores del país B, usualmente espera un trato recíproco.
  • El Estado tiene un rol subsidiario, esto es, de apoyo o intervención sólo en el caso de que el mercado falle.

La apertura económica puede ser generalizada, enfocada a ciertos mercados/productos, con el resto del mundo o con un grupo de países seleccionados.

Proteccionismo Vs apertura

El proteccionismo es la estrategia contraria a la apertura, busca proteger de la competencia a los productores nacionales a través de hacer más difícil y costoso que competidores extranjeros puedan entrar al mercado nacional. Generalmente, el proteccionismo también entrega subsidios y otras ayudas a las industrias nacionales que busca favorecer.

Beneficios de la apertura económica

La apertura económica tiene diversos beneficios que se derivan de la competencia entre distintos actores a nivel global. De esta forma, la apertura implicaría:

  • Mayor variedad de productos y opciones para los consumidores
  • Menores precios (resultado de una mayor presión competitiva)
  • Las empresas locales se ven obligadas a ser más competitivas y eficientes
  • El Estado puede redestinar los recursos que utilizaba para proteger la industria nacional a fomentar su eficiencia o a otros grupos más necesitados
  • Hay un uso más eficiente de los recursos a nivel global. Los países pueden aprovechar mejor sus ventajas comparativas

Desventajas de la apertura económica

Algunos se quejan de que la apertura económica puede destruir a la industria nacional y generar desempleo de largo plazo. Lo anterior sólo sería cierto si la industria local no es eficiente y por ende es superada por sus competidores extranjeros. Esto no es un problema para los consumidores ya que tendrán acceso a mejores productos a un menor precio. Además, la industria nacional puede mejorar su competitividad o bien reorientar sus recursos a actividades en dónde es más competitiva. Al final del proceso, los recursos serán utilizados de mejor forma y los consumidores no tendrán que pagar por la ineficiencia de las empresas protegidas.

Por otra parte, es cierto que pueden aparecer períodos de desempleo, pero se deben hacer ajustes para que los trabajadores se especialicen en otras áreas de producción más rentables. Así, por ejemplo, si la industria textil en el país A es ineficiente y no es capaz de competir con el país B, sus trabajadores pueden verse en situación de desempleo si la empresa cierra. No obstante, estos trabajadores pueden ser reubicados en otras industrias nacionales competitivas (para lo cual se les debe dar las herramientas que incluyen educación y capacitación). Los trabajadores, eventualmente también tienen la posibilidad de moverse a otros países (por ejemplo, B) donde sus cualidades sean mejor aprovechadas.

El Estado puede ayudar a que este proceso sea más fluido y los períodos de desempleo se reduzcan al mínimo posible.