El arancel es un impuesto, o gravamen, que se impone sobre un bien o servicio cuando cruza la frontera de un país.

El arancel más común es el arancel a las importaciones, es decir, el impuesto a un bien o servicio vendido dentro del país por alguien desde el exterior de la frontera. Los gobiernos imponen aranceles a las importaciones directamente para obtener ingresos o para proteger a las industrias nacionales de la competencia extranjera. Dado que la razón que impulsa a los consumidores generalmente a consumir bienes producidos en el extranjero es que son más baratos. Los aranceles hacen que los bienes extranjeros sean más caros, incentivando la compra de bienes nacionales. Los gobiernos también justifican la aplicación de las aranceles para proteger los empleos nacionales, las industrias nacientes, para tomar represalias en contra de un socio comercial o para proteger a sus consumidores.

Por otro lado, un arancel menos común es el arancel a las exportaciones, es decir, el arancel que se impone sobre un bien o servicio vendido al exterior de su país. Generalmente se imponen por los países exportadores de productos primarios, bien sea para incrementar los ingresos o bien para crear escasez en los mercados mundiales y de esta manera elevar los precios mundiales.

Los aranceles tienen el riesgo de volver menos eficiente a la industria nacional, porque reducen la competencia. Además, la imposición de un arancel puede provocar la reciprocidad del otro país, conduciendo a una guerra comercial entre países exportadores. Para evitar esto existen grupos internacionales como la Organización Mundial del Comercio.

Cuando se establece algún tipo de barrera sobre el comercio internacional, esto afecta a la oferta y demanda procedentes del exterior. Si establecemos un arancel, los bienes procedentes de otros países tienen que pagar un impuesto al pasar por la aduana, con lo que el precio al que estos bienes entran en el interior será igual al precio anterior más el arancel.

Esto termina produciendo básicamente tres efectos: un efecto consumo (el arancel encarece el precio del producto importado por lo que perjudica al consumidor nacional), un efecto producción (la imposición del arancel beneficia en términos de competencia a la industria nacional), y un efecto ingreso para el gobierno del país que impone el arancel.

Tipos de arancel

  1. El arancel de valor agregado o ad valórem. Este impuesto se especifica como un porcentaje fijo sobre el valor de aduana del producto (el valor en aduana recoge el coste, el precio del seguro y del transporte). Por ejemplo, supóngase que se establece un impuesto ad valórem sobre las importaciones del 10% sobre el valor de estas. Así, un importador de bienes valorados en 100 dólares, debe pagar un impuesto a las importaciones de 10 dólares al gobierno (es decir, 0.10 x 100 dólares).
  1. El arancel específico. Este impuesto se especifica como una cantidad fija de dinero por unidad física importada o exportada. Por ejemplo, a un importador estadounidense de un automóvil japonés puede exigírsele pagar al gobierno de Estados Unidos un impuesto a las importaciones de 1.000 dólares, independiente del precio pagado por el vehículo.
  1. El arancel mixto. Este es una combinación de un arancel ad valórem y un arancel específico. Por ejemplo, al importador del caso anterior puede exigírsele pagar 1.000 dólares más el 1% del valor del automóvil.