El balance consolidado es aquél que refleja la contabilidad y la situación económica de un grupo de empresas o también llamado holding y sus relaciones con terceros o las sociedades que integran ese grupo de empresas. De alguna forma es la suma de balances de las empresas de todo el grupo.

El balance consolidado refleja la imagen fiel del desarrollo de la actividad de ese grupo de empresas en un momento determinado, de tal forma que, a través de éste, podemos obtener cualquier información del grupo con facilidad, desde su modelo de financiación hasta el volumen de activos y patrimonio neto que maneja.

Desde un punto de vista práctico, la existencia de un modelo de balance consolidado a determinada fecha permite ver a la empresa matriz, cómo está funcionando la estructura global del grupo y dónde es necesario realizar ajustes o correcciones así como nuevas inversiones. Además, la existencia de holding permite ahorrar costes ya que éstos son compartidos por todas las empresas del grupo e incluso permite obtener ventajas fiscales gracias a que hay un mayor número de empresas operando. Por ejemplo, la empresa matriz obtendrá subvenciones si las empresas del grupo exportan al exterior y recibirá una subvención por cada una de las empresas que pertenecen al grupo, de tal forma que tendrá mayores ventajas fiscales que si fuera una sola empresa.

El balance consolidado permite llevar un control general del grupo de empresas y tiene naturaleza jurídica ya que permite ver la división de las distribuciones de participaciones a través de la partición de las empresas individuales existentes de las sociedades del grupo. Para comprobar el porcentaje de participación de cada sociedad, es necesario eliminar las participaciones de capital entre éstas, los créditos y débitos negociados de forma interna entre las empresas pertenecientes al grupo así como los resultados obtenidos como consecuencia de su actividad económica.

Por tanto, el balance consolidado es una ficha técnica única que permite tomar decisiones de Gobierno a los gestores del grupo de empresas que forman parte del holding, de este modo, pueden ver de forma más transparente a evolución general del grupo dotando más capital a aquella empresa que vaya mejor o ayudando con más capital a aquella empresa que se encuentre en mayor dificultad económica.