Se denomina banca de inversión a aquel segmento del sector bancario destinado a la obtención de fondos para realizar una inversión a medio y largo plazo como objeto principal.

Tradicionalmente ha sido desligada de la banca comercial tradicional, ya que tienen objetos sociales diferentes, mientras que la banca comercial tradicional va enfocada a pequeños ahorradores y necesitados de financiación, la banca de inversión se enfoca en la gran empresa.

También denominada banca de negocios, la banca de inversión es la que tiene como objeto principal la negociación con grandes empresas y sectores estratégicos en busca de una rentabilidad para sus clientes y accionistas. Particularmente, sus vías de actuación son: por una parte, se encarga de la emisión y comercialización de títulos valores, así como operaciones de ampliación de capital, empréstitos, acciones y deuda corporativa, cuya labor primordial es asesorar y dirigir el proceso de distribución de las participaciones, siendo éstas labores llevadas a cabo para grandes empresas. Por otra parte, los bancos de inversión  también pueden invertir en aquellas compañías que consideren atractivas y estratégicas, ya sea por su rentabilidad actual (beneficios, dividendos) o por su revalorización futura.

Además, los bancos de inversión han creado sus propios productos de inversión, colocando éstos a través de los mercados financieros o directamente comercializados a través de sus propias entidades. Una de los servicios extras anexos y más recientes es la gestión de grandes patrimonios, a través de sociedades, SICAV’s, fondos de inversión y similares.

Para llevar a cabo su actividad los bancos de inversión cuentan con distintos departamentos, empezando por el front office (las personas con las que el cliente contacta directamente, y gestionan los servicios de preventa, venta y posventa). El front office se apoya a su vez en el middle office, encargado de evaluar el riesgo del cliente y del entorno, decidir sobre las posibilidades de llevar a cabo la operación y otras cuestiones de gran importancia. Por último, se cuenta también con un back office para la contabilización de las operaciones y el enlace con otras áreas del banco.

Generalmente la banca de inversion norteamericana, y en menor medida la británica, han sido por antonomasia los “Investments Banks” más reconocidos y expandidos, lo que ha ocasionado que sean los principales actores de la banca de negocios en todo el mundo, por el recorrido y prestigio con el que cuentan, quedando relegado a un segundo plano la banca de inversión nacional en diversos países, y convirtiéndose así en multinacional, como por ejemplo Merrill Lynch, Goldman Sachs, Morgan Stanley y la ya desaparecida Lehman Brothers.