La banca de particulares es el sector de la banca comercial, o la unidad de una entidad crediticia, especializado en usuarios que realizan transacciones de bajos montos con alta frecuencia. Es decir, es el área que atiende principalmente a personas naturales.

Dicho segmento también es conocido como banca minorista o banca al por menor.  A diferencia de la banca mayorista, sus operaciones comprometen pequeños importes y no se dirigen a grandes clientes.

Además, en contraposición a la banca de empresas, la banca de particulares no financia actividades lucrativas o comerciales. Se centra más en el crédito personal e hipotecario.

Productos y servicios de la banca de particulares

Los principales productos y servicios que ofrece la banca de particulares son los siguientes:

  • Opciones de ahorro: Las entidades financieras dan a sus clientes la opción de abrir una cuenta bancaria. En ella se deposita dinero, por tiempo indefinido o por un plazo determinado, a cambio de un pago. Dicha retribución se calcula multiplicando el tipo de interés del período por la cantidad de dinero comprometida.

Las cuentas de ahorro vienen vinculadas además a tarjetas de débito que permiten al usuario realizar sus transacciones diarias, lo cual representa una gran ventaja pues evita el riesgo de manejar efectivo (robo, pérdida, etc).

  • Préstamos: Facilitan la compra de un bien o servicio con pago a futuro e incluso a plazos, dependiendo del caso. Dentro de esta categoría entran, por ejemplo, las hipotecas y las tarjetas de crédito.

Clasificación de la banca de particulares

Las entidades financieras pueden distinguir dentro de la banca de particulares diferentes subsectores:

  • La banca donde se realizan las operaciones más habituales como el depósito de los salarios, transferencias y domiciliaciones. Esto último se refiere a la automatización de pagos. Así, un cliente puede ordenar, por ejemplo, que se descuente de sus ahorros todos los meses una determinada cantidad para cancelar el recibo del servicio telefónico.
  • Otro segmento está dirigido a individuos con altos patrimonios. Ellos reciben servicios como asesoría en la gestión de inversiones. La entidad financiera les brinda atención personalizada y beneficios como una mayor línea de crédito.
  • Otra área de la banca de particulares se enfoca en pequeñas y medianas empresas (pymes), ofreciendo principalmente financiamiento y asesoría. El límite de facturación para ser considerado cliente dentro de esta categoría depende de la regulación de cada país.