La banca universal es un modelo de negocio que busca ofrecer una amplia gama de productos y servicios financieros. Asimismo, no se dirige a un solo público objetivo, sino que intenta diversificar lo más posible su cartera de clientes.

Dicha estrategia se ha visto favorecida por el fenómeno de la globalización y la banca electrónica. De otra forma, no podrían haberse extendido las operaciones financieras a distancia.

Este tipo de banca, además, es lo opuesto a la especialización en un determinado producto, tipo de cliente o ámbito geográfico.

Ventajas y desventajas de la banca universal

Entre las ventajas de la banca universal destacan:

  • Presenta economías de escala. Esto quiere decir que, al expandirse, la empresa gastará menos por cada servicio adicional entregado. Ello se debe a que el banco ya cuenta con una capacidad instalada que puede usar, por ejemplo, para dirigirse a un nuevo nicho de mercado. No necesita una gran inversión adicional para lograr ese propósito.
  • La institución financiera cuenta con información de sus clientes que puede utilizar para idear nuevos productos.
  • Al diversificar su fuente de ingresos, el banco se vuelve más sólido y se reduce el nivel de riesgo al que está expuesto.

Sin embargo, también existen algunas desventajas:

  • Cuando una entidad financiera realiza diversas actividades, esto representa un mayor reto para los organismos supervisores. El Estado deberá vigilar el funcionamiento de todas las áreas del negocio del banco para evitar, por ejemplo, que se otorguen préstamos con alto nivel de incobrabilidad.
  • Pueden existir dificultades para ganar participación en ciertos segmentos del mercado, por ejemplo, las áreas rurales. Para estos clientes, se adecúa mejor una oferta más personalizada como la que ofrecen las cajas rurales.
  • El control interno de una institución financiera, para prevenir malos manejos de directivos o empleados, es más complejo en cuanto más extensas son sus operaciones.