Se denomina banca a domicilio a todos aquellos recursos, herramientas y disposiciones encaminadas a llevar los servicios bancarios a la mayor cercanía posible al cliente.

Dentro de esto, podemos encontrar varios tipos de servicios bancarios dependiendo de la vía de comunicación. Así, está la banca online, a través de medios telemáticos, la banca telefónica, a través del teléfono para realizar diversas operaciones y comprobaciones, la banca digital, que es un término más amplio que recoge todo lo anterior, a través de aplicaciones digitales.

En general, la banca a domicilio es un concepto amplio que consiste en llevar hacia todos los rincones la posibilidad de realizar operaciones, transacciones de cualquier índole en lo que a los servicios bancarios respecta. 

Evolución de la banca a domicilio

El término banca a domicilio comenzó a usarse a finales de los 90 cuando surgieron oportunidades de poder realizar cualquier gestión más allá de la sede física de cualquier oficina bancaria y en un horario más amplio que ésta.

En los últimos años todos los bancos han realizado mejoras y adaptaciones para poner en marcha la banca a domicilio o banca online, de tal forma que hoy día es posible realizar cualquier tipo de operación a través de diversos métodos sin necesidad de acudir a una oficina bancaria. Esta sectorización ha originado la aparición de bancos puramente digitales, a través de medios telemáticos, sin contar con oficinas bancarias físicas, o los bancos tradicionales han creado secciones y bancos en paralelo con los que operar  de forma digital, para no perder cuota en el sector.

Hoy día la banca a domicilio ha dejado de ser un complemento a la banca tradicional para tener el papel principal en las operaciones y consultas de los clientes, transformando radicalmente el sector y apostando por la banca digital, en la que algunos bancos ven un filón en su estrategia.