Se conoce como banco comercial al tipo de entidad bancaria de crédito cuya misión es abordar operaciones propias del día a día del público general. En otras palabras, este tipos de entidades son las más cercanas al concepto tradicional de banco.

La actividad habitual de un banco comercial pasa por la apertura y mantenimiento de las cuentas de ahorro o cuentas corrientes de sus clientes, que realizan depósitos en el mismo con la expectiva de almacenarlo o de conseguir un cierto nivel de rentabilidad a sus ahorros.

Alternativamente, las funciones de este tipo de banca son diversas, ya que abarcan desde la concesión de créditos de todo tipo (por ejemplo los préstamos hipotecarios) a una amplia oferta de productos financieros al trabajo con fondos de inversión o planes de pensiones privados.

Básicamente un banco comercial recibe depósitos por parte de individuos o empresas con perfil ahorrador, de modo que reune unos fondos que posteriormente destina a la concesión de créditos bancarios con el objetivo de crear ganancias a través de las devoluciones de esos importes más los intereses correspondientes.

En ese sentido, la importancia de la banca comercial radica en que es básica a la hora de entender el funcionamiento de la mayor parte de la economía de las familias y empresas.

Funciones principales de un banco comercial

  • Gestión de múltiples operaciones y transferencias domésticas, como por ejemplo las domiciliaciones de pagos.
  • Labores de cobro de determinados impuestos o tasas oficiales
  • Emisión de cheques y similares
  • Administración de los depósitos de sus clientes
  • Concesión de préstamos y créditos con el fin de lograr ganancias
  • Comercilización de múltiples productos financieros, como bonos, seguros o planes de inversión.
  • Custodia de objetos valiosos y documentación
  • Gestiones de cambios de divisa
  • Es un elemento de intermediación entre la oferta y demanda de productos financieros

En la época más reciente han proliferado los bancos comerciales que funcionan de manera electrónica dentro de un marco online. Esto ha sucedido gracias al desarrollo de la banca electrónica y la rápida extensión de las redes de Internet en todos los rincones del mundo.