El Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) es una de las cinco organizaciones financieras internacionales que forman el Banco Mundial. Ayudando a los países en desarrollo a la reducción de la pobreza, promoviendo el crecimiento económico y generando prosperidad.

El Banco Internacional de Reconstrucción y Desarrollo (BIRF), llamado también Banco Internacional de Reconstrucción y Desarrollo (BIRD), fue fundado en el año 1944, después de la segunda guerra mundial, siendo su principal objetivo ayudar a la reconstrucción de Europa.

Esta institución ofrece recursos financieros, conocimientos, servicios técnicos y asesoría estratégica a los países en desarrollo, ya sean de ingreso mediano o ingreso bajo, pero con solvencia crediticia.

Según el propio banco mundial: “El BIRF es la institución original del Banco Mundial y trabaja en estrecha colaboración con el resto del Grupo Banco Mundial para ayudar a los países en desarrollo a reducir la pobreza, promover el crecimiento económico y generar prosperidad.”

Miembros del Banco Internacional de reconstrucción y fomento

El BIRD es propiedad de los 189 países miembros, los cuales se encuentran representados por un directorio de 25 miembros. Formado por 20 directores ejecutivos elegidos y 5 designados.

Los directores ejecutivos son los encargados de ejercer todos los poderes del Banco, salvo los estrictamente reservados a la Junta de Gobernadores en virtud del Convenio Constitutivo.

Recursos financieros del BIRF

La mayor parte de sus fondos provienen de los mercados financieros mundiales, a través del Banco Mundial y de la aportación de sus socios.

Con una calificación crediticia triple A, le ha permitido pedir prestado a un coste bajo y ofrecer a los países de ingresos medianos un acceso a la financiación con mejores condiciones: mayor volumen y vencimientos más largos.

Sus ingresos anuales provienen de la rentabilidad de su patrimonio y el margen de su financiamiento.

Principales funciones del BIRF

Entre las principales funciones del BIRF, podemos nombrar las siguientes:

  • Apoyar a los programas de desarrollo humano y social.
  • Conservar la solidez financiera de los prestatarios.
  • Promover reformas con el objetivo de combatir la corrupción.
  • Crear un clima favorable para la inversión.
  • Facilitar el acceso a los mercados financieros.