Las bandas de Bollinguer son un indicador de inversión tendencial de tipo técnico, que se utiliza para predecir la evolución futura del precio de un instrumento financiero.

Está compuesto por tres bandas (superior, media e inferior) y permiten ver de forma dinámica cómo varía una serie de datos o precios en relación a la banda media. La distancia hacia arriba y hacia abajo respecto a los precios depende de la volatilidad de éstos.

Los valores que se utilizan por defecto en este indicador son de 21 la media y 2 desviaciones estándar, si bien es cierto que, cada inversor podrá modular estos parámetros con la finalidad de optimizar su análisis, dependiendo de si opera en el corto, medio o largo plazo. Por tanto, las variables que se tienen en cuenta para construir las bandas de bollinguer son las siguientes:

  1. La cantidad de desviaciones respecto a la media.
  2. El número de períodos para el cálculo de la media de precios.

Las bandas de bollinger son un buen indicador cuando el inversor detecta que puede haber movimientos en rango lateral, sin embargo, cuando existe una tendencia que se está definiendo y se consolida, ya sea alcista o bajista, las bandas de Bollinguer pueden dar señales incorrectas.

En la imagen inferior podemos ver el precio de una acción dibujado con las barras blancas, la media es la línea verde y las bandas de bollinger son las líneas azules a los extremos, que suponen un alejamiento de la media y que muchos inversores consideran soporte y resistencia.

Ejemplo de bandas de bollinger

Aplicaciones prácticas de las bandas de bollinger

  • Existen inversores que introducen órdenes de compra en un instrumento financiero cuando los precios tocan la banda inferior o quedan por debajo de ésta, asumiendo que se ha cumplido la volatilidad máxima y venden cuando los precios están entre la banda media y la banda superior o incluso por encima de ésta.
  • Por otro lado, hay otros inversores que realizan compras cuando los precios están cerca de la banda superior, siendo una estrategia de mayor riesgo dado que la compra es más cara, y venden cuando los precios se encuentran por debajo de la banda media o inferior, siendo una estrategia más arriesgada, dado que la venta se produce a un precio menor.