Las Barreras de entrada a un mercado son obstáculos de diversos tipos que complican o dificultan el ingreso a un mercado de empresas, marcas o productos nuevos. Pueden existir barreras de carácter económico, legal o incluso relacionadas con ámbitos como la ética o la imagen pública.

El concepto de barreras de entrada fue desarrollado por Michael Porter como una de las cinco fuerzas de competencia básicas, dentro de su estudio de las estrategias de mercado y el posicionamiento. Con este tipo de barreras trataba de analizar las distintas dificultades que podría encontrarse una empresa que tuviera la intención de entrar a competir en un mercado en concreto, o al salir del mismo en el caso de las Barreras de salida.

Tener en cuenta las barreras de entrada es importante a la hora de iniciar la actividad de una empresa dentro de la industria en la que pretenda introducirse. Por eso mismo, este concepto es entendido como una buena medición de dos factores importantes a estudiar en el sector: el nivel de competencia y la rentabilidad. La existencia de barreras de entrada frena la aparición de nuevos competidores, protegiendo a los ya instalados y preservando, por tanto, sus expectativas de rentabilidad.

Las barreras a la entrada generalmente suelen estar relacionadas con diferentes puntos importantes como el tamaño del sector en el que entrar, sus principales canales de distribución o la preparación necesaria para el personal participante y que es necesario contratar.

Principales barreras de entrada

Las principales barreras de entrada en una industria son las siguientes:

  • Barreras económicas: son la inversión necesaria para la entrada en el mercado, el gasto en publicidad enfocada a dar a conocer la nueva empresa y sus productos o la parte de inversión dedicada al desarrollo y la innovación tecnológica necesarios en gran número de sectores.
  • Economías de escala y alcance: es lógico pensar que, los competidores ya instalados tengan beneficios en cuanto a la reducción de costes unitarios a medida que aumenta el volumen de producción (economías de escala) o de compartir recursos entre diferentes productos o actividades (economías de alcance). Frenan pues, el ingreso de nuevos competidores. También puede darse el caso, que la desventaja venga de la mano de otros costes diferentes, como la tecnología de producto ya patentada, acceso favorable a materias primas o ventajas de localización de sus centros logísticos.
  • Diferenciación de producto: ocurre cuando las empresas ya establecidas tienen prestigio de marca o una cartera de clientes establecida, obligando a los nuevos competidores a realizar grandes inversiones como comentábamos en las barreras económicas.
  • Importantes necesidades de capital: en el caso de que se requieran grandes inversiones para empezar a competir desde el primer momento, realizar inversiones en investigación y desarrollo (I+D) o cubrir grandes pérdidas iniciales.
  • Barreras de carácter legal, se pueden destacar los permisos administrativos más comunes y otros necesarios para entrar a ciertos mercados o la adquisición de patentes y permisos relacionados con la propiedad intelectual para evitar prácticas irregulares en términos de competencia.

Por último, es interesante citar otros ejemplos de barrera a la entrada que tienen que ver con la imagen pública o exterior de la compañía. Es decir, previamente la nueva empresa deberá estudiar desde un punto de vista ético si la entrada a un sector le beneficia públicamente o no.

En cualquier caso, la eficacia de las barreras depende de los recursos y capacidades que tengan los nuevos entrantes. Empresas con altas competencias podrán superar con relativa facilidad las barreras constituyéndose como auténticas amenazas para los competidores establecidos anteriormente.