Los beneficios fiscales son cualquier tipo de ahorro en las cuotas tributarias de los ingresos obtenidos procedentes de cualquier tipo de exención, deducción, bonificación o reducción fiscal.

Los beneficios fiscales son como se denominan aquellos ahorros o mejoras en el patrimonio de una persona o entidad como consecuencia del menor pago de impuestos. Este tipo de mejoras suelen estar previsto en la legislación vigente y se otorgan cuando alguna persona física o jurídica realiza ciertas prácticas consideradas benignas con lo que se le premia con un menor pago de impuestos. Suelen estar relacionados con el cumplimiento de ciertas prácticas de carácter social, laboral y medioambiental, y porque la administración quiera incentivar y desarrollar ciertas praxis en el mercado.

Generalmente, los beneficios fiscales vienen precedidos y derivados de la normativa legal de una administración, ya que es la encargada de regular y establecer los requisitos legales para acogerse a reducciones de la cuota tributaria. Los beneficios fiscales deben ser así tomados por la propia administración, ya que de lo contrario sería como fraude fiscal, pues en ningún caso los beneficios fiscales se deben a una evasión de recursos al fisco.

En términos generales, el concepto de beneficio fiscal también hace referencia a cuando una administración pública obtiene mayores ingresos procedentes de los impuestos que los gastos necesitados para su propio funcionamiento, lo que da idea de superávit en la administración.

Tipos de beneficios fiscales

Existen diversos tipos de beneficios fiscales, dependiendo de la procedencia y actividad.

  • Exención: son aquellas rentas que están totalmente exentas del pago de impuestos, ya sea por el cumplimiento de normativas que así lo recojan o por su naturaleza social o medioambiental.
  • Deducción: es una reducción de la base imponible de un impuesto, a raíz del cumplimiento de ciertos requisitos establecidos.
  • Reducción: es una minoración de la rentas o ingresos sujetos a impuestos, directamente reducida sobre el bruto de la cantidad.
  • Bonificación: es cualquier minoración de la cantidad a pagar de un impuesto.
  • Ciertos tipos de subvenciones son también beneficios fiscales, ya que éstas no son reintegrables y son lo que se conocen como a fondo perdido.