El bimetalismo, o doble patrón, es un tipo de sistema monetario en el cual se emplean conjuntamente como modo de pago el oro y la plata. Que se utilizan como moneda. Las instituciones económicas y financieras deben establecer la relación entre ambos metales y custodiar sus tipos de cambio.

La unidad monetaria en un modelo de bimetalismo debe ser definida a través del uso de la plata y el oro. Ambos son los elementos clave para el intercambio y pago y bienes y servicios a través de la acuñación de moneda o su almacenamiento. Es decir, tanto la posesión de oro como de plata sirven como respaldo de los países a la hora de emitir dinero.

Este modelo fue especialmente importante y vigente en el siglo XIX, aunque paulatinamente fue perdiendo presencia a nivel internacional debido a diferentes causas, como la depreciación experimentada en diferentes épocas de la plata, el protagonismo del oro como metal más almacenado e intercambiado (especialmente a través del patrón oro) a finales de dicho siglo y a lo largo del siglo XX o el desarrollo del concepto moderno de dinero.

La base del funcionamiento de un sistema bimetálico es la asignación legal de valor tanto a uno como al otro, así como de la relación de intercambio oro-plata. De este modo se garantiza la estabilidad y el funcionamiento del modelo de doble patrón.

Ventajas del Bimetalismo

La principal ventaja que supone un sistema de doble patrón es que en situaciones de riesgo o inestabilidad económica es más fácil contrarrestar la inestabilidad o atenuarla. Es decir, si el oro o la plata sufriesen una importante caída de valor siempre será posible compensar las pérdidas de la economía con el mantenimiento del otro metal, cosa que no puede ocurrir en sistemas de patrón único o monometálico.

La gran aceptación que tuvo este sistema fue que se contaba con mayores recursos al ser dos metales los que se tenían en cuenta como elementos de transacciones. Por el contrario, la experiencia ha demostrado que mantener el bimetalismo como modelo es altamente complejo y poco eficiente para las economías modernas.