El boletín informativo se trata del envío de información a los lectores que se han suscrito previamente en una web o blog. Muchas veces se utiliza el nombre en inglés Newsletter.

Se trata en definitiva de una publicación regular que una empresa envía a sus suscriptores por email. La información incluida en el boletín puede ser promocional del negocio o empresa, o simplemente marketing de contenidos para aportar valor a la marca. Por ejemplo: si tenemos un blog y realizamos diferentes artículos podemos enviarlos a nuestros suscriptores para que lean las últimas noticias que hemos desarrollado.

¿Cómo podemos empezar a crear nuestro boletín?

Para empezar a generar envíos será necesario utilizar la  base de datos de nuestros clientes. Es importante reunir todos sus nombres y datos en un documento, por ejemplo Excel. De esta forma tendremos la base preparada para cuando utilicemos una plataforma determinada para ejecutar el envío. Hay muchas plataformas de envío en la actualidad. Tenemos que escoger la que mejor se adapte a nuestras necesidades y características.

¿Qué pautas debemos tener en cuenta para el envío de un boletín?

Estas son las principales factores a tener en cuenta a la hora de enviar un boletín:

  1. Pensar primero en el lector: un contenido correcto es aquel que equilibra los intereses de la empresa y el lector. Por ello, es bueno unir marketing de contenidos junto con otras emisiones promocionales de la marca, para causar el interés del lector y al mismo tiempo promocionar los productos que pueden servir de interés al cliente.
  2. Segmentar las listas: está comprobado a través de diversos estudios que segmentar las listas y personalizar los envíos con los nombres de los suscriptores tiene una mayor eficacia en las conversiones. Para ello, cuando se incluyen los clientes en un documento previo, antes del envío, conviene poner los datos de la forma más completa posible e incluirlos en sub grupos. Por ejemplo: clientes de Albacete, hombres, edades de entre 20 y 30 años, farmacéuticos, entre otros. De esta manera aunque tengamos un grupo denominado clientes de Castilla La Mancha, por ejemplo, tendremos todavía más segmentada esta opción para poder personalizar más nuestros envíos.
  3. Un diseño visual impactante: una de las mejores maneras para seducir a nuestros clientes es utilizar un diseño que resulte sugerente y por encima de todo usable. Lo ideal es que puedan acceder a la información sin problemas. Se debe cuidar las fotografías, el modo en que está dispuesto el diseño, los enlaces si los hubiera, que lleguen de manera correcta a los lugares que apuntan. En definitiva, un escaparate visual que resulte vistoso para el público al que se realiza el envío.
  4. Cuidar el contenido: es muy importante utilizar el lenguaje correcto. Para esto nos debemos preguntar cómo es nuestro cliente ideal al que nos dirigimos. Ese suscriptor que es el objetivo de nuestras palabras. Utilizaremos un lenguaje sencillo y directo para exponer nuestros objetivos de la manera más clara posible.
  5. Ser breve y conciso: no abarcar demasiado espacio. Hay que tener en cuenta que la gente no dispone de mucho tiempo y quiere acceder a la información de manera clara y directa. En este término es muy importante utilizar los dos apartados anteriores referentes a contenido y diseño para favorecer este punto.
  6. Conocer nuestros objetivos: tener claro lo que queremos conseguir con el envío del boletín. Si informar de nuevos productos, ofrecer novedades sobre la marca o mandar contenidos sobre el blog. Es importante dedicar tiempo para definir los objetivos.

De esta forma, los clientes de manera regular sabrán sobre tu marca y servicios, por lo que podrán estar atentos a las novedades y contenidos que puedes ofrecerles con el objetivo de poder generar ventas y crear una imagen de marca consolidada para diferenciarte de tu competencia.