Las buenas prácticas bancarias engloban el conjunto de acciones por parte de los bancos que ayudan a la transparencia en la información hacia sus clientes y en el incentivo a mejorar sus sistemas de detección de riesgos, y que tienen la finalidad de proteger los depósitos de éstos y el empleo de las personas que trabajan en este sector, debido a que en muchos países generan un gran número de puestos de trabajo.

Además , en este tipo de acciones, también se incluyen conductas de responsabilidad social corporativa, acciones sociales, donaciones a ONGs y participación de proyectos en países menos desarrollados como la creación de escuelas.

Por otro lado, los Bancos invierten en el desarrollo de aplicaciones tecnológicas con la finalidad de facilitar el trabajo a sus clientes y buscar la celeridad de las gestiones que realizan. Es importante que sean muy certeros con la información de los estados de cuentas y productos financieros que se facilitan a los clientes, así como el contenido de los extractos fiscales o la información fiscal.

Deben informar correctamente de la letra pequeña de los productos que ofrecen, por ejemplo, si una hipoteca tiene clausula suelo o no, o cuando va a ser la próxima revisión del tipo de interés Euribor y cómo se va a ajustar la cuota del pago de la hipoteca, los intereses que se remuneran en una cuenta y la diferencia entre el TAE y el tipo de interés nominal.

Además, existen incentivos a la creación de modelos de rating y de scoring propios desarrollados por los Bancos, para mejorar la detección de riesgos en el caso de incumplimiento de los pagos que tienen que recibir como fruto de la concesión de préstamos y créditos. Esta materia es la más difícil de llevar a cabo por los Bancos y gran parte de sus inversiones se centran en corregir estas salidas de capital dado que pueden afectar de forma muy negativa al desarrollo de su actividad y a la posibilidad de contagiar (conocido como riesgo sistémico) al resto de sectores productivos de una economía.

Regulación de MIFID

Las entidades financieras deben cumplir los objetivos de Mifid, que es la directiva europea sobre instrumentos financieros que busca la defensa y la protección del inversor así como la transparencia en la información.

Los diferentes órganos de regulación financiera son diferentes en cada país:

  • En EEUU, la regulación sobre las normas de protección al inversor viene recogida a través de la FSOC (Consejo de Supervisión de Estabilidad Financiera) y la SEC (Comisión de Valores).
  • En Reino Unido el organismo regulador es la FPC (Comité de Política Financiera) junto con la FCA (Autoridad financiera de conducta).
  • En algunos países de Latinoamérica como Colombia o Brasil se encarga de velar por el buen funcionamiento de los mercados financieros y por la protección al inversor la Superintendencia Financiera de Colombia y la CVM (Comisión de valores mobiliarios).
  • En Japón la regulación del mercado financiero la lleva a cabo la SESC.