Se conoce como burbuja económica a situaciones en la economía en las que se produce un incremento desmedido y descontrolado en el precio de un bien, llegando a separarse sustancialmente esta cantidad del valor teórico del mismo.

Una burbuja económica o especulativa normalmente tiene como principal origen el fenómeno de la especulación, dando lugar a ciclos que suelen terminar generalmente con euforia en términos de altísimos precios y pérdidas de confianza en los mercados posteriormente. Muchos mercados son susceptibles de soportar una burbuja, como el de los bienes inmuebles, acciones de las empresas o productos tecnológicos. Sin embargo, a menudo el análisis de una burbuja comparte similitudes independientemente del ámbito del que hablemos.

La dificultad que entraña la aparición de burbujas económicas es que no solamente pueden nacer bajo pretextos de especulación, sino que también pueden aparecer bajo el amparo de modas y tendencias en el mercado. Es decir, pueden llegar a ser imprevisibles en la economía. Los productos nuevos y que no cuentan con gran nivel de competencia en el mercado a menudo suelen ser susceptibles de crear burbujas, ya que atraen inversores que buscan obtener beneficio de los mismos y, con el tiempo, cada vez es mayor el número de personas que acaban interesándose en el producto, especialmente si es exclusivo, limitado o escaso. La novedad fue la causa de la aparición de la burbuja que existió hace años con la proliferación de Internet y la crisis de las punto-com.

Otra causa que suele darse a la aparición de burbujas es el comportamiento gregario de los inversores, o en grupos uniformes. De este modo, se identifica a los inversores como conjuntos que siguen corrientes de manera homogénea en sus decisiones de inversión. Si existe una tendencia en el mercado y se apuesta por un bien o un servicio en particular, serán muchos los que vayan hacia allá en conjunto. En lo que respecta a esta irracionalidad de los comportamientos económicos, existió la conocida Tulipomanía en Holanda.

Fases de una burbuja económica

  • El bien en cuestión se convierte en un objeto de especulación. De este modo experimenta gradualmente una revalorización junto a un aumento de demanda, que crece y crece hasta convertirse en una corriente de euforia. En otras palabras, esta subida no es normal y adquiere una dimensión de euforia y de cantidades de dinero incluso absurdas que puede prolongarse durante un periodo de tiempo, teniéndose precios muy superiores a los considerados como normales para ese bien en particular.
  • Los inversores que se hicieron con este bien con interés de sacarle un rendimiento posteriormente van dando salida a sus inversiones. A menudo esto suele traducirse en una cadena de bajadas de los precios de manera rápida hasta un valor inferior al del activo o producto. Esto ocurre porque a la hora de venderse estos y darles utilidad la burbuja acaba explotando y se produce un crack en el mercado, ya que no hay compradores para ese bien a un alto nivel de precio, por lo que son vendidos a otros mucho inferiores a los de la anterior fase.

Puedes encontrar más información en el análisis de las burbujas económicas.