La burótica es el fenómeno que engloba y define la manera en que se ha transformado la labor en entornos empresariales (especialmente en lo que respecta a espacios de oficinas) con la ayuda de los avances tecnológicos hacia una mayor automatización de los procesos.

La importancia tanto de la burótica como de la creciente ofimática desde la década de los 70 del pasado siglo reside en la mejora y agilización de multitud de procesos empresariales con la ayuda y la inversión en medios en el ámbito de la electrónica.

Con el avance de la ofimática y la consiguiente automatización de procesos la mayoría de las empresas ha optado por ir incorporando a sus oficinas de una mayor cantidad de recursos o herramientas que aceleren los procesos, dirigiéndose hacia un punto óptimo en los mismos y persiguiendo un nivel mayor de eficiencia.

Paralelamente, la aparición y posterior extensión de las redes de Internet en todos los niveles de la sociedad también ha supuesto un punto y a parte en términos de burótica, permitiendo la conexión y el traspaso constante de información sobre el trabajo desarrollado por la empresa.

Un aspecto a destacar desde el punto de vista empresarial es que indudablemente la adopción de las nuevas técnicas y herramientas ofimáticas supone una importante reducción de costes y tiempos para las compañías.

Procesos ofimáticos que engloba la burótica

Estos son los principales procesos englobados dentro de la burótica:

  • Almacenamiento y archivo de información, así como su ágil traspaso y transformación
  • Telecomunicaciones, de especial importancia en un entorno económico globalizado
  • Creación y desarrollo de informes y documentación
  • Disminución de problemáticas como la pérdida de información
  • Robótica y maquinaria más sofisticada

Crísticas al efecto de la burótica

El hecho de que cada vez mayor número de tareas sea automatizado es también mal visto, debido a que a la burótica se le suele criticar la consecuente reducción del efecto puramente humano en los procesos de trabajo.

Existen mercado como el de los seguros, en los que la evaluación de carteras de clientes y sus características, así como la toma de decisiones respecto a sus pólizas se realizan por medio de juicios por parte de aplicaciones informáticas y distintos algoritmos.