El Caballero negro se define como aquel inversor (tanto persona física como jurídica –empresa-), que adquiere un paquete suficientemente grande de acciones con el objetivo de lanzar una OPA hostil. 

En muchas ocasiones, esta figura persigue inflar la cotización de los títulos para especular y, a su vez, vender esos títulos comprados en el corto plazo a un precio más alto, con la finalidad de obtener un beneficio.

Al Caballero negro también se le conoce como tiburón, ya que elige como presa una empresa con grandes activos, pero con capital social reducido. Una estrategia opuesta que las empresas tienen para estas OPAS hostiles, se lleva a cabo mediante un caballero blanco.

Un ejemplo de caballero negro en el mundo real es el multimillonario Carl Icahn, propietario de American Real State Partners, siendo el propietario del casino más alto de Las Vegas que se llama Stratosphere y uno de los hombres más ricos del mundo, entrando en operaciones complejas como la que hizo hace muchos años con la compra de acciones de Yahoo para inflar el precio de sus acciones. En esta operación, propuso nuevos directivos con el objetivo de obligar a la empresa a retomar las negociaciones con Microsoft, invirtiendo 1.000 millones de dólares en Yahoo, aumentando su peso frente a los gestores de la compañía. Este inversor saltó a la fama en Wall Street gracias a una OPA hostil sobre la aerolínea TWA.

Es especialista en batallas empresariales, despedir ejecutivos y forzar operaciones. Formo parte del consejo de administración de Motorola con una participación del 2% y 33,5 millones de acciones. También compró el fabricante de componentes de automóviles americano Lear por valor de 5.300 millones de dólares. Posee un fondo que gestiona unos 3.000 millones de euros en activos y que se llama Icahn Partners. Además, mencionar que este caballero negro se ha hecho aún más famoso gracias a su poder en la prensa publicando un vídeo criticando a una de las gestoras más importantes del mundo indicando que sus bonos high yield de alto rendimiento son tremendamente peligrosos e indicando que es una compañía en la que existe mucho riesgo de inversión, sin duda, con la finalidad de beneficiarse de sus palabras.

Por último, resaltar que es uno de los mayores influenciadores “influencers” en bolsa, ya que sus palabras pueden hacer mover cualquier mercado, como puede suceder con la presidenta de la Fed, Janet Yellen o el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi.