Una cadena de suministro es el conjunto de actividades, instalaciones y medios de distribución necesarios para llevar a cabo el proceso de venta de un producto en su totalidad. Esto es, desde la búsqueda de materias primas, su posterior transformación hasta la fabricación, distribución y entrega al consumidor final.

La cadena de suministro es una función estratégica y logística que involucra todas las operaciones que son indispensables para que un producto logre llegar al cliente final en óptimas condiciones. Estos procesos incluyen todas las actividades necesarias (y la coordinación de estas), para la obtención de materias primas, su transformación, llegar a los canales de venta y finalmente lograr la entrega final al consumidor.

Veamos un ejemplo sencillo: la cadena de distribución de una manzana producida en España que se vende en el mercado local. En este caso la cadena de suministro incluye las siguientes actividades: la compra y venta de las semillas, fertilizantes, herramientas y otros insumos necesarios para la plantación de manzanas. La recolección y empaque de las manzanas para la venta a los supermercados. El transporte de las manzanas a los puntos de venta (supermercados o almacenes). La venta directa de las manzanas a los consumidores finales, lo que incluye además los procesos de facturación y servicios post-venta (garantía si no se está satisfecho con el producto, etc.).

Como vemos, en la cadena de suministro se relacionan agentes en distintos niveles de producción. Para algunos la venta de su producto o servicio constituye el insumo de otro en una cadena continua hasta llegar al consumidor final. Se dice entonces que la cadena de suministro comienza con los proveedores de los proveedores y termina con los clientes de los clientes.

En el siguiente esquema, vemos un ejemplo simplificado de una cadena de suministro:

El objetivo de la cadena de suministro

La cadena de suministro tiene como objetivo principal satisfacer las necesidades del cliente final de la mejor manera posible. Lo anterior incluye los siguientes subjetivos:

  • Entregar los bienes y servicios a tiempo
  • Evitar las pérdidas o mermas innecesarias
  • Optimizar los tiempos de distribución
  • Manejo adecuado de inventarios y almacenes
  • Establecer canales de comunicación y coordinación adecuados
  • Hacer frente a cambios imprevistos en la demanda, oferta u otras condiciones

Elementos básicos de la cadena de suministro

La cadena de suministro consta de tres elementos básicos:

  • Suministro: se refiere a las actividades necesarias para obtener y entregar las materias primas necesarias para la producción.
  • Fabricación: es el proceso en donde se transforman las materias primas para conseguir el producto o servicio distinto.
  • Distribución: se encarga de hacer llegar los productos o servicio a los consumidores finales a través de una red de transporte, locales comerciales y bodegas.

Actividades de la cadena de suministro

La cadena de suministro no siempre es la misma, su forma y las actividades que incluye  dependen del producto o servicio que estemos analizando. En algunos casos se requerirá de determinadas actividades de producción, compra o distribución, mientras que en otros casos se requerirá de un subconjunto de estas o de algunas modificaciones.

En cualquier caso, independientemente de la forma específica de la cadena de suministro existen algunas actividades que son comunes y necesarias para optimar el resultado final. Estas actividades son:

  • Planificación: tanto del aprovisionamiento como de la distribución y almacenaje
  • Administración de existencias: tanto de materias primas como de productos terminados
  • Procesamiento de órdenes de compra
  • Traslados y despacho
  • Seguimiento y control de imprevistos
  • Servicio al cliente
  • Administración de garantías
  • Procesamiento de pagos