Se denomina cancelación anticipada a la resolución de un contrato con antelación de la fecha de vencimiento inicialmente pactada.

Generalmente, cuando se negocian contratos y acuerdos, además de las cláusulas normales sobre precios, requisitos, requerimientos, obligaciones y derechos, también se negocia un horizonte o término, denominado vencimiento, hasta el cual el contrato tendrá vigencia. Sin embargo, eso no indica que por obligación y de cualquier manera el acuerdo contractual tenga que estar vigente hasta el vencimiento, sino que se puede concluir o terminar antes de éste, que es lo que denomina cancelación anticipada o amortización en el caso de préstamos y créditos.

Dependiendo del tipo de acuerdo, la cancelación anticipada estará unida a unas gratificaciones o prestaciones adicionales que resarzan el posible daño consecuencia de no cumplir hasta el final lo acordado. También, la cancelación anticipada de un acuerdo o contrato varía en función de producto o trato alcanzado.
Además, la cancelación puede ser total o parcial en función de si el contrato se extingue total o parcialmente, por ejemplo, en los préstamos financieros.

Modos de cancelar anticipadamente

El contrato se puede resolver o cancelar de forma anticipada por dos razones:

  • Acuerdo entre las partes: éstas de mutuo acuerdo consensúan extinguir el contrato antes del vencimiento ya sea mediante la activación de alguna cláusula que indique el procedimiento en el caso de que se den ciertas circunstancias o si por el contrario las partes cesan la prestación de servicios o bienes porque ya no interese a ninguna.
  • Cuando una de las partes decide acogerse a la cancelación anticipada se debe a que se han saltado y sobrepasado los acuerdos, es decir, se ha incumplido el contrato, por lo que según las cláusulas firmadas, una de las partes de manera unilateral puede rescindir el contrato y dejar de estar sometido a lo pactado

Ejemplo de cancelación anticipada

Un ejemplo común donde se utiliza la cancelación anticipada son los préstamos, depósitos y acuerdos bancarios (hipoteca), donde una de las partes, ya sea el banco o el consumidor, deciden poner fin al contrato y reponer el dinero y/o intereses a cada parte. En estos casos, la cancelación anticipada puede suponer unos costes, como por ejemplo una comisión por cancelación anticipada o una disminución de los intereses de un depósito, como penalización de haber terminado con el contrato antes del vencimiento.