La capacidad de endeudamiento o capacidad de crédito es la cantidad de deuda máxima que puede asumir una persona o empresa sin llegar a tener problemas de solvencia. Se suele establecer como un porcentaje sobre los ingresos.

La capacidad de endeudamiento puede ser asignada tanto a personas físicas como jurídicas, es decir, tanto a individuos normales y corrientes como a organizaciones, compañías o incluso países. Es la cantidad considerada como máxima posible por parte de alguien a la hora de recibir un préstamo y comprometiéndose a devolver íntegramente el mismo junto a unos intereses sin poner en riesgo su posición económica en particular.

El nivel de capacidad de endeudamiento para considerado como estándar se sitúa en torno al 30-40% de los ingresos para personas físicas. Esto se traduce en que nunca es deseable asumir deudas cuyos pagos periódicos supongan más de dicho porcentaje sobre el total de ingresos. De esta manera se garantiza un 60-70% restante para cumplir con compromisos básicos y poder realizar con normalidad la actividad económica cotidiana.

Otra manera de llamar a este aspecto económico es capacidad de crédito, precisamente porque refleja la adaptabilidad de las personas o las empresas a la hora de acometer un préstamo en concreto o un recibir un crédito sin tener por ello que poner en especial peligro su patrimonio o sus rentas presentes y futuras.

El estudio y la medición de un determinado nivel de capacidad de endeudadamiento responde a la necesidad de conocer las condiciones más favorables a la hora de realizar préstamos de muy diverso tipo y atendiendo a su posterior y lógica devolución a entidades o individuos que actúan como agentes prestamistas.

Por ello, generalmente este concepto es evaluado por bancos y otras entidades de crédito como paso previo a la concesión o denegación de una línea de crédito o préstamo a personas e individuos. Lógicamente el objetivo es asegurar la devolución íntegra más intereses como modelo de consecución de beneficios económicos eliminando en la medida de lo posible la aparición de riesgos.

Factores que determinan la capacidad de endeudamiento

Esta capacidad de crédito dependerá de importantes variables:

  • Solvencia económica o capacidad para generar ingresos tanto en el presente como en el futuro de cara a la devolución del principal más intereses. Tanto la cuantía como la estabilidad de esos ingresos.
  • Patrimonio y rentas actuales de los que dispone el prestatario.
  • Otro tipo de avales o garantías por parte de terceros, así como la existencia de otros medios de pago alternativos.