El capital humano es una medida del valor económico de las habilidades profesionales de una persona. Se calcula como el valor actual de todos los beneficios futuros que espera obtener esa persona con su trabajo hasta que deje de trabajar. Sumado al capital financiero representa la riqueza total de una persona.

Al ser una cantidad futura, el capital humano es mayor cuanto más joven es una persona, ya que una persona mayor ya ha obtenido esas ganancias y las ha consumido o las ha ahorrado, formando ahora parte de su capital financiero.

La cuantía de capital humano no es la misma durante toda la vida y se va reduciendo según van pasando los años, sino que puede aumentar mediante la inversión. La educación, la experiencia y las habilidades de un empleado tienen un valor económico.

En el mundo de la inversión, el capital humano es un concepto muy importante, ya que se toma como parte de la riqueza total de una persona y se tiene en consideración para establecer una apropiada estrategia de asignación de activos (asset allocation). Por lo general, se suele considerar el capital humano como si estuviese asignado a renta fija (bonos), porque los beneficios vienen en forma de ingresos periódicos y no tienen tanto riesgo como la renta variable (acciones). Por lo tanto, si una persona quiere asignar mitad de su dinero a renta variable y la otra mitad a renta fija, añadiendo el factor del capital humano debería aumentar la asignación de su capital financiero a renta variable y disminuir el de renta fija.

El capital humano como factor de producción

El concepto de capital humano fue desarrollado por Theodore Schultz y Gary Becker. Consideraban que es como cualquier otro tipo de capital, que si se invierte en él puede traer múltiples beneficios para la sociedad.

En su estudio argumentan que gran parte del crecimiento económico de las sociedades se puede explicar introduciendo la variable del capital humano. Ya que hasta entonces no se conseguía explicar el crecimiento económico utilizando los factores de producción tradicionales, tierra, trabajo y capital.

Mediante la inversión en capital humano se aumenta la productividad de los factores y se impulsa el progreso tecnológico. Además, invirtiendo en él se pueden obtener múltiples beneficios en otras áreas, tales como beneficios sociales o científicos, entre otras cosas.

El capital humano por lo tanto es considerado un factor de producción muy importante. Tanto es así, que en los estudios de Uzawa (1965) y Lucas (1988), se introdujo como variable principal de la función de producción Cobb-Douglas, sustituyendo el factor trabajo (L), por el factor capital humano (H), y manteniendo la tecnología (A) y el capital financiero (k):

capital-humano-funcion-de-produccion-cobb-douglas

El capital humano en las empresas

Para designar el capital humano de una organización se utiliza el concepto de recursos humanos. Las empresas dependen en absoluto de la capacidad y el talento de sus empleados, que son claves para que la compañía logre el éxito.

Muchas veces se dice que una empresa es tan buena como buenos sean sus empleados, y por eso los departamentos de recursos humanos ponen mucha atención en la selección, gestión y optimización del personal.