Las empresas de alta capitalización o large caps son aquellas compañías cotizadas en los mercados financieros que se caracterizan por tener una alta capitalización bursátil.

El volumen de capitalización bursátil que se tiene en cuenta para definir a una compañía como Large Cap puede variar entre distintas fuentes de información. Sin embargo, y de manera general, se podría establecer el límite de 10.000 millones de dólares. Es decir, cualquier empresa que supere ese límite en la bolsa de valores, se conoce como Large Cap.

Ventajas de las large cap

Existen una serie de ventajas de las compañías de gran capitalización en relación a otras de menor tamaño. Entre las más importantes destacan:

  • Elevada información. Dado que son las empresas que lideran los mercados financieros e índices bursátiles, son mucho más conocidas. El hecho de estar más seguidas por el mercado, hace que se disponga de mucho más información que otras menos conocidas. Por lo que será más sencillo para el inversor encontrar la información y analizarla.
  • Estabilidad. Suelen ser líderes de sus sectores y de la economía en su conjunto. Esto facilita que puedan tener una base más sólida de clientes. Por lo tanto, tendrán una estructura de ventas y beneficios altamente estables, en relación a otras de menor tamaño. Todo esto supone, al fin y al cabo, tener una menor volatilidad en bolsa y por ende menos riesgo.
  • Mayor pago de dividendo. Las Large Cap suelen pagar un dividendo más alto que compañías mucho más pequeñas. La explicación reside en que tienen una menor capacidad de hacer crecer los beneficios que otras de menor dimensión. Y debido a ello, dedican una menor parte de sus beneficios a reinvertirlos. Por lo tanto, para incentivar al inversor, deben pagar un dividendo más alto.

Desventajas de las large cap

Las principales desventajas tienen que ver con elevado tamaño y el gran conocimiento que tiene el inversor de las mismas.

Por un lado, su elevado tamaño hace que tengan una menor capacidad de crecimiento que las compañías pequeñas. Y esto puede ser un problema para un inversor que quiere obtener una rentabilidad elevada.

Por otro lado, el ser muy conocidas por el mercado, puede suponer un problema para el inversor que busque una elevada rentabilidad. Es decir, si hay tanta gente revisando la compañía, es más difícil aprovecharse de las oportunidades que nos da el mercado. Al fin y al cabo, al ser más conocidas, hay menor probabilidad de que su precio esté infravalorado.

Invertir en large cap

En los mercados financieros, existen multitud de índices bursátiles que están compuestos por estas compañías. Uno de los más famosos es el S&P500, que contiene a las 503 empresas más grandes de Estados Unidos por capitalización bursátil. Por tanto, si un inversor quiere invertir en Large Cap pero no está seguro de que compañía elegir, puede elegir uno de estos índices. Bastaría con encontrar un fondo de inversión que buscara replicar el índice u otro de Large Cap.