Los cargos de interconexión son los cobros que hace una empresa a otra cuando esta última desea acceder a sus equipos, redes o servicios.

Los cargos de interconexión generalmente se aplican en la industria de telecomunicaciones en donde un proveedor de servicios otorga acceso a su red a otro proveedor (que es un competidor) con el fin de que los usuarios de este último puedan comunicarse con los usuarios del primero. Por ejemplo, cuando una persona que tiene un teléfono de la compañía A quiere llamar a otra persona cuyo teléfono pertenece a la compañía B, la compañía A inicia la llamada en su propia red pero debe conectarse con la red de B para poder terminar la llamada y que esta sea recibida por el destinatario.

En la gran mayoría de los países los cargos de interconexión son fijados por la autoridad regulatoria, la que puede establecer un cargo fijo o un rango con mínimos y máximos.

Justificación a la regulación de los cargos de interconexión

Existen principalmente dos razones por las cuales se regulan los cargos de interconexión:

  1. Promover la competencia en el mercado: en algunos mercados, como es el caso de las telecomunicaciones, los consumidores desean contratar los servicios de una sola empresa, independientemente del número de competidores que existan en el mercado. De esta forma, cada proveedor tendrá el monopolio del acceso a sus clientes. Esta situación puede derivar en un abuso de poder de mercado ya que un proveedor puede aumentar de manera injustificada las tarifas de acceso a sus clientes o reducir la calidad de los servicios de interconexión con el fin de reducir la competencia.

Así por ejemplo, en la mayoría de los casos, las personas contratan sus servicios de telefonía móvil con una sola compañía. No obstante, es posible que necesiten comunicarse con otras personas que se encuentran suscritas a un proveedor diferente. Si no existe regulación, cada proveedor puede aprovechar el monopolio sobre su red para cobrar altos cargos de acceso y así reducir la competencia y las posibilidades de comunicación entre diversos consumidores.

  1. Aprovechar las externalidades de red: cuando los proveedores cierran el acceso a sus redes, los consumidores sufren una externalidad negativa ya que no pueden conectarse con los consumidores de otras redes. En particular, los consumidores más perjudicados son aquellos que se suscriben a los operadores más pequeños.

Con el fin de lograr estos objetivos, las autoridades regulatorias suelen establecer obligaciones de acceso y topes máximos a los cargos de interconexión.

Principios regulatorios de los cargos de interconexión

La regulación de los cargos de interconexión se rige por varios principios básicos. A continuación pasamos a explicar los más importantes:

  • Establecer cargos de interconexión orientados a costos
  • Evitar la discriminación en los cargos
  • Evitar la existencia de subsidios cruzados
  • Fomentar la transparencia y acceso a la información en la determinación de los cargos

Procedimiento de la regulación de los cargos de interconexión

Generalmente el regulador define y publica una metodología de determinación de cargos de interconexión en donde se explican los cálculos y supuestos a utilizar. También se especifica cuáles proveedores deberán estar sujetos a la regulación de cargos y si se aplicará un cargo único o cargos diferentes para cada proveedor.

Los cargos se suelen fijar para un período de tiempo de entre 4 y 5 años pero son revisables si se constata que existe un cambio estructural relevante como por ejemplo: cambio relevante en la tecnología, insumos, patrones de uso, etc.