Se conoce como CEO (por sus siglas en inglés, Chief Executive Officer) a la persona con máximo nivel de responsabilidad y autoridad a la hora de llevar a cabo la gestión administrativa de una empresa o institución. Existen otro tipo de nombres para este cargo, dependiendo del tamaño y complejidad de la compañía u organización de la que estemos hablando. Algunas de estas denominaciones son consejero delegado, director ejecutivo o presidente ejecutivo.

Debido al fenómeno de la globalización, el término CEO ha ido extendiéndose en su uso en empresas de todo el mundo, especialmente en aquellas relacionadas con las nuevas tecnologías.

Dependiendo del tamaño de la firma, la figura del CEO y la de presidente recaerán o no en una misma persona. Normalmente suelen así en pequeñas y medianas empresas, mientras que en grandes corporaciones la presidencia se ocupa de labores de representación de la empresa o de definir la estrategia general de la misma, mientras que el consejero delegado reunirá tareas más enfocadas al control y gestión de las operaciones propias de dicha estrategia, asumiendo una gran influencia y responsabilidad.

En casos de empresas de gran tamaño, el CEO suele disponer a su vez de distintos directores para cada sector de la empresa y que coordinen bajo su mando ámbitos como el marketing o las finanzas. Debido a su gran número de competencias y su destacada posición en el día a día de una firma, esta persona a menudo suele ser la que recibe los salarios más altos y la que cuenta con un desarrollo de carrera profesional destacado.

La preparación, experiencia y dotes de liderazgo serán las principales características que conforman el perfil de un CEO.

Principales funciones del CEO

  • Aportar información sobre los logros y objetivos
  • Gestión de la organización y estructura de empresa
  • Toma de decisiones sobre la política y gestión corporativa