El certificado de retenciones e ingresos a cuenta del IRPF es un documento que las empresas entregan a sus trabajadores en España para que puedan realizar su declaración de la renta. Este documento recoge todas las retribuciones que hayan percibido los trabajadores a lo largo del año. También incluye las deducciones y retenciones que se hayan aplicado en las nóminas.

El empresario está obligado a entregar este documento para que los trabajadores puedan realizar su declaración de la renta. Por lo tanto, es nuestra empresa la que nos lo debe entregar.

Cada trimestre, el empresario deberá presentar ante Hacienda el modelo 111 en el que figuren las retenciones de IRPF de las nóminas. El empresario no paga estas cantidades si no que las retiene de las nóminas de sus empleados. Una vez pagado nos deberá entregar el certificado de retenciones e ingresos a cuenta del IRPF, que podemos encontrar en la web de la Agencia Tributaria.

El modelo 111

En el certificado de retenciones e ingresos a cuenta del IRPF se recoge en un documento oficial denominado modelo 111. Como anteriormente hemos visto, debe entregarse de forma trimestral a la Agencia Tributaria y en él deben detallarse todas las retenciones practicadas por la empresa en concepto de IRPF.

Cuando llegue enero, el empresario deberá presentar el último modelo trimestral y también deberá entregar otro modelo anual de carácter informativo en el que se especifique lo siguiente:

  • Los pagos a modo de retribución.
  • Deducciones por las cotizaciones sociales.
  • Retenciones en concepto de IRPF.

Las retenciones y el paro

A efectos del IRPF, se considera al Servicio Público de Empleo como un pagador más. Por tanto, tendrá el mismo tratamiento que cualquier otra empresa, es por ello que el SEPE tendrá la obligación de emitir el correspondiente certificado de retenciones para aquellas personas que estén cobrando la prestación por desempleo. Sin embargo, las retenciones que soporte alguien que cobre la prestación por desempleo serán mucho menores que las que soporte una persona con trabajo. Esto se debe a que alguien en situación de desempleo se encuentra en una situación económica mucho más vulnerable y necesitará disponer de toda su renta.

Errores en el certificado de retenciones

Existe la posibilidad de que se produzcan errores en el cálculo de las retenciones. La Agencia Tributaria deberá esclarecer si el error es atribuible a la empresa o al trabajador. Si el error es culpa del trabajador será este quien pague más IRPF, mientras que si el fallo es responsabilidad de la empresa, será esta quien abone la diferencia por un cálculo equivocado de las retenciones.